¿Cuál es el esquema que debería implementar Argentina para avanzar con la generación distribuida en el país?

Debería ser un esquema comprensivo que tenga en cuenta, en primer lugar, los roles del mercado eléctrico existente, y cómo se inserta la nueva figura del Prosumidor en este escenario.

En este sentido, lo más sensato es que se desarrolle la figura de Agentes Comercializadores de Generación Renovable Distribuida, que sean figuras que compren la energía a los Prosumidores y la vendan al mercado Eléctrico Mayorista. Estas figuras de agentes comercializadores pueden ser privadas y competitivas, preservando la libertad de compra-venta de energía dentro del mercado eléctrico.

Hoy los proyectos de diputados y senadores no contemplan esta figura, y buscan que las Distribuidoras sean quienes compren la energía de los Prosumidores, pero esto restringiría esta libertad de elección, ya que las Distribuidoras son monopolios geográficos.

Avanzar en definir a las distribuidoras como quienes comercialicen la energía en sentido inverso no funciona por una cuestión estructural de definición de roles y funciones en el mercado, de hecho es lo que hoy está sucediendo: así lo han definido 3 provincias a nivel nacional desde hace 3 años, y solo hay no más de 20 Prosumidores en todo el país conectados.

En segundo lugar, debería tener en cuenta un sistema de transacciones acorde a la realidad tarifaria de Argentina, que permita que los Prosumidores recuperen la inversión en sus sistemas renovables en un plazo de tiempo razonable de no más de 6 años, y que luego les permita competir en la venta de energía.

En este sentido, las varias normativas implementadas en algunas provincias, y los proyectos de ley de Diputados ya han pensado correctamente en sistemas transaccionales híbridos compuestos entre un mix de Net Billing y Net Metering Horario aplicado por etapas.

En una primera etapa, conviene implementar Net Billing, que es un esquema mas fácil para que se puedan administrar los flujos entre varias partes, incluyendo Bancos Públicos y Privados que financien las inversiones de los Prosumidores, y para que se puedan administrar fácilmente tarifas de incentivo (feed in tariffs). Estas tarifas de incentivo deberían aplicarse solo si se cumplen dos condiciones: a. que no exista paridad de red en la zona del Prosumidor, b. que tengan una vigencia limitada en tiempo solo a los fines de permitirle el recupero de la inversión al Prosumidor en 6 años. La segunda condición ha sido correctamente propuesta en los proyectos de ley de diputados, no asi en los de senadores. La primera condición no ha sido propuesta por ninguna de las dos cámaras, y creo que es indispensable para normar la implementación adecuada del sistema. Consideremos que “paridad de red” significa que cuesta lo mismo abastecerse de la red de distribución, que de los propios generadores renovables, con lo cual, si esta condición se cumple naturalmente, no hace falta que exista incentivo y debe esto quedar claro en el texto de ley. Asi como también, debería atribuirse a una institución técnica el monitoreo de la condición de “paridad de red” en todo el territorio argentino con el paso del tiempo.

En tercer lugar, deberían pautarse peajes por uso de red que los agentes comercializadores paguen a las distribuidoras en los nodos de los Prosumidores, como compensación para mantener la red y para que el negocio de las distribuidoras no se vea afectado por la disminución de consumo de energia que los Prosumidores representarían al generar la propia.

Esto debería implementarse definiendo una tarifa de peaje sujeta a los kWh netos inyectados por los Prosumidores, y a la potencia en kW instalada de sistemas renovables distribuidos. Cabe destacar, que si no se implementa esto, puede incurrirse en la falla de mercado de la “espiral de la muerte”, en la que las distribuidoras no pueden mantener sus redes con la creciente caída de su demanda, y deben obligarse a aumentar sus tarifas de manera acelerada.

En cuarto lugar, deberían fijarse cuotas de inserción de generación distribuida traducidas en límites de potencia autorizada a instalar por año, esto a los fines de regular y monitorear la implementación de estas normas y posibilitar correcciones y ajustes sucesivos en el tiempo, a los fines de prevenir cualquier falla de mercado.

En quinto lugar, y pensando en cómo puede abrirse el mercado a la implementación de las figuras de agentes comercializadores, debería pautarse por etapas iniciando en una primera etapa de competencia controlada que proteja y de oportunidad de crecimiento a PYMES nacionales versus empresas grandes extranjeras. Esto es muy importante para que se pueda desarrollar una industria local genuina de energía renovable distribuida.

 ¿Qué ocurriría en el mercado si se aplicara un esquema de balance neto?

Si se aplicara el esquema de balance neto de entrada, que es lo que buscan los senadores hoy, sin implementar una política de incentivos, no prosperaría la norma porque en la realidad los Prosumidores no verían atractivo el sistema regulatorio para instalar sus sistemas y recuperar la inversión en un tiempo razonable y con certeza.

El sistema transaccional de net metering computa el neteo de la transacción sobre el balance de energía de la instalación, con lo cual si hay un balance de autoconsumo del Prosumidor, y el precio de la distribuidora es muy bajo, el recupero de la inversión escala a aproximadamente los 100 años. Esto de hecho es lo que sucedió en la provincia de Santa Fe, donde lo primero que se regulo fue una admisión de los Prosumidores mediante un sistema de Net Metering sin incentivos. La realidad arrojo un solo Prosumidor conectado al cabo de los 2 años de haber implementado la norma, y esta persona era un fanático de la tecnología que realizo su inversión sabiendo que no lo iba a amortizar.

 ¿Qué debate sería necesario realizar en torno a una propuesta tan importante?

Los ejes de debate más importantes son:

  1. Que roles existen hoy en el mercado eléctrico, y como se pueden insertar las nuevas figuras de Prosumidores sabiendo que son generadores pequeños y que deben tener los mismos derechos que los grandes generadores: la libertad de mercado y de elección.
  2. Como se pueden preservar los roles existentes de mercado frente a las nuevas figuras, para minimizar las fallas de mercado: peajes por uso de red a distribuidoras.
  3. Deben pensarse como aplicarse correctamente los estímulos necesarios para que se concrete una innovación masiva de estas tecnologías, teniendo en cuenta el punto de vista del Prosumidor (que pueda recuperar la inversión en su sistema renovable), y teniendo en cuenta el punto de vista del Estado (como evitar subvencionar indefinidamente una curva de innovación para evitar incurrir en errores de asignación de recursos a lo largo del tiempo, tal cual ha sido la historia del mercado eléctrico con los subsidios en general, y otorgando los incentivos solo a los fines de estimular el escalamiento de la adopción de la tecnología y la reducción de sus costos con el paso del tiempo).
  4. Debe pensarse como los nuevos roles definidos pueden evolucionar en un contexto local, coexistiendo en igualdad de oportunidades con el mundo. Como estimular la competitividad de empresas locales frente a gigantes mundiales.
  5. Debe pensarse como evitar los errores de otros países en la implementación de estas normativas.

¿Y qué actores deberían intervenir ante un tema tan complejo de regular?

Deberían intervenir diversidad de actores, y este es un caso de consenso amplio que cada vez más se está observando que sucede en países desarrollados.

Frente a los nuevos problemas complejos que plantea el nuevo contexto mundial, relacionados con el desarrollo sostenible, es cada vez más necesaria la coordinación de muchos sectores y el consenso colectivo, con lo cual cada parte debe estar abierta a recibir todas las ideas y construir una idea superadora en función de la sumatoria de todas las voces.

En particular, para esta ley es muy importante la participación de ambas cámaras del poder legislativo, el ministerio de energía, asociaciones representativas de todos los agentes del sector eléctrico, CAMMESA, IRESUD, Universidades especializadas en estudios de este tema, y ONGs y think tanks como el Consejo Mundial de Energía.