En 2017 las autoridades de los ministerios de Energía y Agroindustria tienen planes para instrumentar los cambios regulatorios necesarios para que en los próximos años el corte de etanol con nafta pase de actual 12% al 25%.

“Está la decisión política de llegar a un corte del 25% de etanol con nafta. Adefa (la asociación que nuclea a las terminales automotrices argentinas) nos pidió, como mínimo, que la decisión se informe con una anticipación de dos años por un tema de garantía de motores”, indicó Néstor Roulet, secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria.

“Hoy la Argentina se rige por normas europeas. Pero podemos ir hacia la norma estadounidense, que habilita hasta el 85% de corte con etanol, o la brasileña, que tiene un doble surtidor (en las estaciones de servicio), uno con un corte superior al 18% y otro de bioetanol puro”, añadió en una entrevista publicada en la última edición de la Revista CREA.

¿Finalmente se está cumpliendo el corte de 12% de etanol con nafta establecido en abril de 2016?

Sí. Por primera vez logramos cumplir con el corte establecido en la normativa. Se empezó a cumplir a fines del año pasado, cuando hicimos la primera reunión de la Comisión Asesora (para la Promoción de la Producción y Uso Sustentables de los Biocombustibles), la cual, si bien está establecido en la Ley de Biocombustibles (Nº 26.093), nunca se había reunido en la década que llevaba vigente.

La Comisión está integrada por funcionarios de los ministerio de Energía, Agroindustria y Ambiente. Si bien es Energía la que toma las decisiones en la materia, los restantes aportamos la base de información a partir de la cual es posible o no realizar modificaciones del marco regulatorio.

Agroindustria es la que puede determinar, por ejemplo, si es posible, en un plazo determinado, producir más etanol de caña de azúcar o de maíz. En la reunión se acordó además que siga la participación, en partes iguales, entre etanol cañero y maicero.

¿Qué implicancia tendría para el maíz un corte del 25%?

Si nos vamos a un E25, el uso de maíz destinado a la elaboración de etanol se va a duplicar para pasar de los actuales 500.000 metros cúbicos por año a un millón. Eso podría suceder entre 2018 y 2020; cuando antes mejor. La decisión de avanzar en ese sentido está tomada.

Es necesario definir qué modelo de normativa de combustibles se va a seguir. ¿El estadounidense o el brasileño?

Una vez que decidamos, por ejemplo, ir hacia el doble surtidor, el Ministerio de la Producción tendrá que comunicar a Adefa que en 2018 ó 2019 vamos a ir a ese modelo.

Eso implica que están planificando introducir los automóviles flex fuel en la Argentina…

Lo ideal sería adoptar el modelo brasileño, dado que en el vecino país tienen una gran experiencia en ese sentido. O también puede ser la norma estadounidense y comenzar a emplear el B85. Nosotros pensamos en Agroindustria que lo ideal sería el doble surtidor. En cualquier caso, la decisión política es aumentar el corte.

Un modelo de doble surtidor sería mucho más eficiente en las zonas agrícolas extrapampeanas, porque el biocombustible, en lugar de ser enviado a la refinería para ser cortado y que luego regrese a la provincia, podría directamente ser empleado al 100% en el lugar de origen…

Exactamente. En términos de bioeconomía, es mucho más eficiente ese esquema, además de tener un menor impacto ambiental. Además, existen otros emprendimientos que contemplan implementar pequeñas destilerías de etanol en campos, de manera tal que la burlanda de maíz generada sea aprovechada por los animales sin incurrir en costos de fletes.

¿Qué están planificando en biodiesel?

Estamos evaluando un sistema de fazón o maquila con las industrias integradas de biodiesel (que además del biocombustible elaboran su propio aceite de soja). La idea es que los productores puedan llevar soja a la planta (industrial) para recibir biodiesel.

El propósito es que luego ese biodiesel pueda emplearse, por ejemplo, al 100% en un tractor…

Muchos motores presentes en la Argentina son B100 (aptos técnicamente para recibir biodiesel al 100%), tanto de tractores como de camiones. Ahora también se van a incorporar motores B100 en algunas cosechadoras. Eso permitiría al productor usar directamente el B100. Algunos productores agropecuarios hace años que usan B100 con buenos resultados porque tiene mayor potencia.

¿La metodología sería pagar el biodiesel con la harina de soja?

Por cada tonelada de soja entregada, la fábrica va entregar tantos litros de biodiesel. Gran parte se podrá pagar seguramente con la harina de soja. Pero cada caso particular se resolverá en función de los convenios de maquila o fazón realizados entre las partes.

Después habrá que ver como almacenar el biodiesel en el campo…

Esas serán normativas que determinará el Ministerio de Energía (y Minería). Un tanque con una capacidad inferior a 5000 litros tiene mucho menos regulaciones que uno con mayor capacidad.

Quizás ese mecanismo sea mucho más viable en el caso de las cooperativas agropecuarias…

Estamos precisamente largando en una localidad de Córdoba una prueba piloto de esa modalidad con una cooperativa.

Lea también: «El bioetanol, con el desafío de continuar creciendo durante el 2017»

Lea también: «Industriales de bioetanol aseguran que habrá inversiones por U$S 500 millones»

Fuente: Revista CREA.