En el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) de México la competitividad de los contratos con Suministradores de Servicios Calificados (SSC) frente a las tarifas reguladas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dependería mucho de la ubicación y la tensión en la que se encuentren.

“Para aquellos que están ubicados en el Valle de México, Puebla o Tlaxcala será complicado que tengan grandes ahorros. Entre un 15% y un 20% estarán los de peor situación, que serán los de media tensión”, consideró Patricio Gamboa, socio fundador de Energy Intelligence Consulting.

Mientras que, los que estén en alta tensión y en la zona norte y el oeste del país –donde los precios son más bajos– “podrían estar arriba del 40% de ahorro en contratos a 5 años”, agregó Gamboa. 

No obstante, la coyuntura actual estaría complicando aquellos números.

De acuerdo con Victor Ureta, director de operaciones y riesgos de Acclaim Energy, “esos niveles no se ven desde hace 2 años”. Pero esto no sería del todo desalentador para el sector de las energías renovables, el experto consideró que “se pueden conseguir descuentos muy interesantes dependiendo la localización y la estructura que se ofrezca”. 

También sería necesario analizar las condiciones en las que podría darse un 40% de ahorro en la actualidad.

En la balanza, para que un usuario final se decida por continuar con CFE suministro básico o avanzar sobre contratos con Suministradores de Servicios Calificados (SSC), se deberían evaluar los precios pero también los riesgos.

Durante su participación en un webinar de MIREC, el director de operaciones y riesgos de Acclaim Energy, sintetizó el análisis que realizan potenciales clientes de Suministradores de Servicios Calificados en tres grandes preferencias:

¿Qué buscan los usuarios finales?

.Compartir el riesgo en los contratos:

.mayor certeza en ahorros

[para que excepciones en los contratos no lleven al usuario a pagar más que CFE suministro básico]

.diferente escenario “win-win” para las partes

[donde todos a lo mejor ganen pero ganando menos. En este caso, un usuario final podría recibir menores ahorros asegurándose menor transferencia de riesgos como congestión, pérdidas, variaciones de costos de transmisión; por su parte, el SSC podría comprimir sus márgenes asegurándose de que el contrato se firmará]

.Plazos cortos:

.condiciones actuales no permiten firmar contratos a largo plazo

[el covid-19 e la incertidumbre regulatoria complican que se suscriban contratos por más de 5 años]

.Estandarización en los contratos:

.mejores prácticas

[se precisa evitar cláusulas ambiguas, tomando como referencia el Master Agreement de North America Energy Markets Association (NAEMA) con estándares que permiten agilizar la toma de decisiones y transacciones]”

Por su parte, el socio fundador de Energy Intelligence Consulting, resaltó la necesidad de que las empresas cuenten con el apoyo de un asesor cuando estos estén evaluando avanzar sobre nuevos contratos. 

“un acompañamiento de un asesor en todo proceso de compra es clave para lograr cerrar con usuarios de todo tamaño”, resaltó hacia el final de su presentación en el webinar de MIREC. 

Extracto de la presentación de Patricio Gamboa, socio fundador de Energy Intelligence Consulting