A mediados de 2015 surgió la iniciativa de montar un parque eólico dentro de la localidad de 9 de Julio, provincia de Buenos Aires. Impulsado por la Cooperativa Eléctrica y de Servicios (CEyS) “Mariano Moreno”, distribuidora local, el proyecto ya cuenta con estudios de prefactibilidad técnica sobre el lugar y está en procesos de solicitud del terreno al fisco y su posterior medición de vientos.

En diálogo con energiaestrategica.com, Omar Malondra, presidente de la cooperativa Mariano Moreno, señala que el predio cuenta con una capacidad aproximada de 20 MW, cumple con los requerimientos espaciales fuera del área urbana y se ubica próximo a líneas de media tensión que facilita el despacho de la energía eléctrica sin necesidad de gastos estructurales.

El empresario señala que se encuentran dialogando con posibles inversores para el proyecto y que inicialmente la pretensión estaría en montar alrededor de 4 MW, como parte de una primera etapa.

No obstante, luego de la suspensión de la Resolución 108, que establecía reglas para gestionar la firma de un contrato de Acuerdo de Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) directamente con la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico, deberán competir en las licitaciones en el marco del Programa RenovAr.

Malondra reconoce que su proyecto no está en condiciones de ganar, no solo por lo la falta de avances en procesos técnicos y ambientales, sino por cuestiones de competitividad. “El planteo de la gestión de gobierno apunta a proyectos de gran escala y a empresas poderosas donde las cooperativas no tenemos lugar”, se lamenta.

En efecto, la alternativa que están evaluando los desarrolladores es la de proveer de energía limpia a los Grandes Usuarios (a partir de 300 KW) que a partir del 2018 deberán consumir como mínimo un 8 por ciento de energía renovable, según establece la Ley 27.191.

Nuestra realidad es que nos urge generar energía para el abastecimiento eléctrico”, advierte Malondra. Y explica: “Necesitamos para funcionar 27 MW. Contamos con la provisión de una usina térmica 20 MW, tenemos 2 motores móviles de 1,2 MW y una estación de ENARSA de 5 MW; estamos al borde, más si pensamos que crecemos anualmente en el consumo cerca del 4 por ciento”.

Sumado a esto comenta que de acuerdo al Programa Global de Obras de la provincia de Buenos Aires, según se planteó durante el año pasado en el Foro Regional Eléctrico, recién para 2023 se montarán líneas de transmisión que permitan mayor consumo para la población.

Estamos en una situación donde la alternativa de proyectos de energías renovables es muy valiosa”, remata el presidente del CEyS.