Hoy, 10 de diciembre el Ministerio de Energía de Chile organiza el “Día de la Energía” en la COP 25. En este marco, 20 ministros presentes compartirán sus principales estrategias energéticas para la reducción de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y metas regionales para incorporación de energías renovables, las que contribuirán a cumplir las metas de carbono neutral.

Además, a las 11:50am (GMT+1) se desarrollará un importante evento donde se debatirá sobre “La próxima generación de mercados de carbono para catalizar la transición energética”. ¿Qué principales temas se negociarán aquí?

El Articulo 6 del Acuerdo de París, establece tres mecanismos que responsables políticos, reguladores e industria pueden aprovecharlos como medio rentable para impulsar la innovación, el financiamiento y los nuevos modelos de negocios en pos de la descarbonización.

A grandes rasgos, el primero de estos permitiría eventualmente transacciones entre países que han cumplido con sus objetivos de mitigación y quieran vender excedentes a otros que no los hayan cumplido.

Una segunda alternativa surgiría a partir de los tan nombrados “mercados de carbono” para la compra y venta de créditos, que tiene como su antecesor al mecanismo del Protocolo de Kioto.

Distinto a los anteriores, el último no involucra cuestiones de mercado sino más bien de cooperación internacional para alcanzar los objetivos fijados.

En torno a aquellos tres, se siguen debatiendo distintos temas para que determinadas naciones no saquen provecho por sobre otras en el uso de estos mecanismos. Surgen interrogantes tales como los que quieren prever cómo evitar impactos no deseados que pueden ser producidos si los créditos exceden la demanda y cómo evitar que los países adopten objetivos climáticos más débiles para que puedan vender más créditos.

La comercialización realizada en los primeros dos mecanismos generarán ingresos y se continúa evaluando cuánto de estos irán para un Fondo de Adaptación –en apoyo a países en desarrollo–, cuánto se destinará a la administración del mercado, entre otros.

Una discusión que subyace en las negociaciones es respecto al rol de los países emergentes, si van a haber o no quienes terminen participando en calidad de ricos y otros reducidos a servidumbre en el mercado.

El articulo 6 en su párrafo 2 llama a “aplicar una contabilidad robusta que asegure, entre otras cosas, la ausencia de doble cómputo”. Esto continúa en debate, puesto a que hay intereses encontrados en las negociaciones.

Según indican fuentes presentes en la COP25, algunos países mantienen una postura polémica sobre el doble conteo y sobre permitir o no dentro del mecanismo del Artículo 6.4 créditos de carbono definidos por Kioto. Estos creen que debe haber una doble contabilidad que les permita presentar mitigaciones propias, como ventas a terceros.

A modo de síntesis Alfonso Blanco, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), definió para Energía Estratégica:

“El artículo 6 del Acuerdo de París llama a optar por esquemas de cooperación voluntaria en la aplicación de las NDC de los países para catalizar acciones más ambiciosas en sus medidas de mitigación y adaptación y contar con registros de información robustos que aseguren, entre otras cosas, la ausencia de doble contabilidad”.

“Asímismo, se reconoce la importancia de disponer de enfoques relacionados o no con el mercado que sean integrados, holísticos y equilibrados y que ayuden a los países a implementar sus NDC a nivel nacional velando por la sostenibilidad y la erradicación de la pobreza. Por eso el artículo insta a la acción coordinada y eficaz para facilitar la mitigación, la adaptación, el financiamiento, la transferencia de tecnología y la formación de capacidades técnicas”.

¿Cuáles son los avances en la región? OLADE lleva el registro de que ya hay algunos países que han avanzado en el estudio o implementación de esquemas de carbon pricing.

“Chile, Colombia y México han implementado iniciativas basadas en la aplicación de impuestos al carbono y están considerando esquemas de comercialización de derechos de emisión. Así mismo, Argentina y Brasil están contemplando iniciativas similares aunque se encuentran aún en etapa de análisis y estudio”, repasó el secretario ejecutivo de OLADE.

Y agregó: “Es de esperarse que, una vez que estos esquemas se implementen y consoliden en estos países pioneros, otros países de la región avancen en consecuencia”.

El debate continua y la última negociación que fue realizada el día de ayer en el IETA Business Hub no habría ofrecido mayores claridades sobre las reglas del juego que regirán.

A tres días de la finalización de la COP25 apremia poder llegar a definiciones sobre el reglamento del articulo 6, que está programado para entrar en funcionamiento a principios de 2020. Puesto que, para que hayan transacciones el año próximo en los mercados de carbono deben lograrse definiciones; de caso contrario, estas serían ad referéndum.

Para que aquello no suceda, estos temas continuarán en debate el próximo jueves 12 de diciembre en el evento “El futuro rol de los mercados de carbono en la facilitación de acciones climáticas voluntarias” previsto a llevarse a cabo a partir de las 15.30  (GMT+1) en IFEMA, Madrid, IETA Business Hub.

Una vez finalizada la COP25 el desafío será mayor, puesto que deberá continuarse el tratamiento del tema en reuniones intermedias previas a la próxima COP.

Acuerdo de París

Artículo 6

1. Las Partes reconocen que algunas Partes podrán optar por cooperar voluntariamente en la aplicación de sus contribuciones determinadas a nivel nacional para lograr una mayor ambición en sus medidas de mitigación y adaptación y promover el desarrollo sostenible y la integridad ambiental.

2. Cuando participen voluntariamente en enfoques cooperativos que entrañen el uso de resultados de mitigación de transferencia internacional para cumplir con las contribuciones determinadas a nivel nacional, las Partes deberán promover el desarrollo sostenible y garantizar la integridad ambiental y la transparencia, también en la gobernanza, y aplicar una contabilidad robusta que asegure, entre otras cosas, la ausencia de doble cómputo, de conformidad con las orientaciones que haya impartido la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el presente Acuerdo.

3. La utilización de resultados de mitigación de transferencia internacional para cumplir con las contribuciones determinadas a nivel nacional en virtud del presente Acuerdo será voluntaria y deberá ser autorizada por las Partes participantes.

4. Por el presente se establece un mecanismo para contribuir a la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero y apoyar el desarrollo sostenible, que funcionará bajo la autoridad y la orientación de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el presente Acuerdo y podrá ser utilizado por las Partes a título voluntario. El mecanismo será supervisado por un órgano que designará la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el presente Acuerdo, y tendrá por objeto:

  • Promover la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero, fomentando al mismo tiempo el desarrollo sostenible;
  • Incentivar y facilitar la participación, en la mitigación de la s emisiones de gases de efecto invernadero, de las entidades públicas y privadas que cuenten con la autorización de las Partes;
  • Contribuir a la reducción de los niveles de emisión en las Partes de acogida, que se beneficiarán de actividades de mitigación por las que se generarán reducciones de las emisiones que podrá utilizar también otra Parte para cumplir con su contribución determinada a nivel nacional; y
  • Producir una mitigación global de las emisiones mundiales.

5. Las reducciones de las emisiones que genere el mecanismo a que se refiere el párrafo 4 del presente artículo no deberán utilizarse para demostrar el cumplimiento de la contribución determinada a nivel nacional de la Parte de acogida, si otra Parte las utiliza para demostrar el cumplimiento de su propia contribución determinada a nivel nacional.

6. La Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el presente Acuerdo velará por que una parte de los fondos devengados de las actividades que se realicen en el marco del mecanismo a que se refiere el párrafo 4 del presente artículo se utilice para sufragar los gastos administrativos y para ayudar a las Partes que son países en desarrollo particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático a hacer frente a los costos de la adaptación.

7. La Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el presente Acuerdo aprobará las normas, las modalidades y los procedimientos del mecanismo a que se refiere el párrafo 4 del presente artículo en su primer período de sesiones.

8. Las Partes reconocen la importancia de disponer de enfoques no relacionados con el mercado que sean integrados, holísticos y equilibrados y que les ayuden a implementar sus contribuciones determinadas a nivel nacional, en el contexto del desarrollo sostenible y de la erradicación de la pobreza y de manera coordinada y eficaz, entre otras cosas mediante la mitigación, la adaptación, la financiación, la transferencia de tecnología y el fomento de la capacidad, según proceda. Estos enfoques tendrán por objeto:

  • Promover la ambición relativa a la mitigación y la adaptación;
  • Aumentar la participación de los sectores público y privado en la aplicación de las contribuciones determinadas a nivel nacional; y
  • Ofrecer oportunidades para la coordinación de los instrumentos y los arreglos institucionales pertinentes.

9. Por el presente se define un marco para los enfoques de desarrollo sostenible no relacionados con el mercado, a fin de promover los enfoques no relacionados con el mercado a que se refiere el párrafo 8 del presente artículo.