El último estudio de Benchmarking de Plantas Solares Fotovoltaicas en Chile realizado por la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) indica la distribución de fallas más frecuente que presentan plantas solares fotovoltaicas en Chile.

Para el relevamiento se tomaron cerca de la mitad de empresas solares operativas hasta 2017 como casos de análisis y, a partir de allí, se obtuvieron los porcentajes de incidencias de acuerdo a su origen.

Según el estudio, un 49% de las fallas en la muestra se presentan en los centros de transformación, un 27% el panel fotovoltaico, 9% en instalaciones de media tensión, 7% en instalaciones de baja tensión, 5% en el seguidor, 2% en comunicaciones, 1% en el SCADA y menos del 0,10% en otras estructuras soportantes de paneles (pilar, parrilla y sus uniones).

Si bien, los dos primeros serían los que representen la mayoría porcentual de aspectos por optimizar en el sistema, desde CORFO consideran que apuntar a mejorar las otras variables presentará resultados significativos a largo plazo.

“Es muy tentador quedarse en los centros de transformación y los paneles fotovoltaicos, porque representan 3/4 de los problemas (…) Pero, este estudio se remite a 2017 y en los últimos años ha sido aceleradísimo el crecimiento de solar fotovoltaica”, introdujo Tomás Baeza Jeria, encargado de Innovación y Emprendimiento del Comité Solar de CORFO, durante un webinar de ATA Insights llevado a cabo en 22 de enero de este año.

Y aseguró: “los problemas que aquí se ven con poca incidencia son los problemas que se van a tener que optimizar en el mediano y largo plazo”.

De allí, el especialista repasó las oportunidades de mejora que existen para optimizar generadoras fotovoltaicas identificadas en su último estudio de Benchmarking.

Comunicación

Sin comunicación no hay despacho de la planta fotovoltaica, por lo que un problema de baja incidencia afecta a la totalidad de la producción.

La oportunidad aquí es generar mejores condiciones para los operadores e innovar en sistemas de comunicación alternativos para no perder el despacho de la planta en el sistema eléctrico.

SCADA (Supervisory Control And Data Acquisition)

Las posibles fallas se presentan en los servidores, en la comunicación con la planta y en la comunicación con el operador. Esto estaría ligado estrechamente al problema anterior ya que es debido a errores de comunicación entre el software remoto y las oficinas centrales.

Seguidores

Aquí se presentan tres tipos de fallas. El 44% corresponde a fallas mecánicas del seguidor –puede ser por polvo en los reductores y uniones–, 38% representa a fallas de control –mayormente cuando se energiza y desenergiza la planta– y el 18% restante son fallas eléctricas –algunas derivan de fallas mecánicas–.

Instalaciones de media tensión

Las fallas que pueden afectar estas instalaciones son por mal funcionamiento de cable (aislamiento, mecánicas, roedores, entre otras) o en el conexionado (mufas, terminales).

Instalaciones de baja tensión

Si bien se tratan de fallas que pueden ser solucionadas en 15 minutos en su mayoría, es preciso atender a realizar un seguimiento del funcionamiento de fusibles que representan un 97% de las fallas en este caso, el restante 3% se adjudica a los conectores.

Paneles

El especialista descartó que las principales fallas se deban a roturas. No obstante, es preciso indicar que al momento del relevamiento hubo vandalismo en una de las plantas –que no se ha repetido– lo que elevó su porcentaje.

Centrándose en fallas por puntos calientes y conectores estas representan el 3% y 1%, respectivamente. Apostar a implementar técnicas de termográfica o curvas I-V llevará a identificar los problemas a tiempo.

Centros de transformación

Aquí se advirtió que adecuar todos los componentes y equipamiento del parque al lugar en donde se emplaza es fundamental. Es un claro ejemplo de problemas de diseño que repercuten en la operación puesto que las fallas pueden deberse a problemas con temperatura y polvo de inversores, celdas y transformadores.

Es una experiencia aprendida en los últimos años. Por lo que, representa una variable que el especialista considera que probablemente no se vuelva a repetir o reduzca mucho su incidencia en fallas de las plantas de generación.

Una clave para que esto no suceda, según Tomás Baeza Jeria, es evitar “abaratar costos” ya que este podría ser uno de los principales motivos que lleva a que el proyecto genere pérdidas.

“Todo lo que se deje de invertir en CAPEX, será un problema de OPEX”, aseguró el referente de CORFO.

Por lo que, los ahorros en el CAPEX, que harán a un proyecto competitivo, se deberán evaluar en función de aquello que se pueda afrontar en la operación y mantenimiento por los 25 años que podrá estar operativa la planta de generación.

VER ESTUDIO COMPLETO

Desafíos en la innovación

Para identificar nuevas oportunidades de mejoras en el sector, la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) lanzará un portal de desafíos de innovación energética antes del segundo trimestre del 2020.

Allí incluirán avances tecnológicos para energías renovables y en especial para solar fotovoltaica. Entre los adelantos que compartió Tomás Baeza Jeria, se destacan reducción de tazas de fallos a través de sistemas proyectivos y preventivos, desarrollos de sistemas de limpieza con mayor autonomía y menor consumo de agua, reutilización y reciclado de componentes y paneles, entre otros.

Drivers que llevaron a la generación renovable a duplicarse en 5 años en Chile: subastas, tecnología y competitividad del mercado