Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) desarrolló un equipo de bombeo y desalinización de agua para zonas áridas y semi-áridas que funciona con energía solar. Intregrado por científicos de las facultades de Ciencias Exactas, Naturales e Ingeniería consideran que el proyecto podría impectar de forma beneficiosa en la producción del NEA.

De acuerdo con el doctor en ingeniería, Luis Vera e integrante del Grupo de Energías Renovables de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura (FACENA)  afirmó que “el agua continúa siendo el elemento principal para aumentar la tasa de superficies de cultivo. Regiones áridas o semi-áridas podrían transformarse en tierras aprovechables, si se pudieran extraer y tratar los importantes volúmenes de agua subterránea salinas que hay en esos territorios“.

La propuesta de los investigadores “tiene una implicancia social porque el equipo diseñado responde a las necesidades de una comunidad rural“. Estimaron que las comunidades deberán organizarse en de modo que “el sistema sea utilizado por cada usuario según un cronograma determinado y un volumen de agua a ser bombeado“.

El equipo de investigación explicó que el proyecto “responde a varios puntos claves para el crecimiento de las comunidades: la unión de los habitantes, energía eléctrica y el acceso al agua, elementos fundamentales para cualquier cadena productiva“. En este sentido remarcaron que “en el NEA se concentra el 25% de los agricultores familiares de todo el país. Estos representan el 85% de las unidades productivas de la región, en una superficie que no supera el 20% de la tierra cultivable“.

Lea también: «Inversión agropecuaria: Goodenergy destaca ventas de sistemas de bombeo de agua solar»

Los investigadores construyeron un prototipo que está compuesto por un generador fotovoltaico, una motobomba, un sistema de osmosis inversa que purifica el agua extraída, tuberías, batería y cableado de interconexión. La energía solar captada por los módulos fotovoltaicos, y transformada en corriente continua, se almacena parcialmente en las baterías que se utilizarán para hacer funcionar los sistemas auxiliares en caso de insuficiencia de energía solar.

El prototipo construido tiene unas medidas aproximadas de 1,20 por 1,30 metros con una altura de 0,95 metro. El sistema de bombeo se diseñó para que pueda funcionar con varios tipos de fuentes de alimentación de energía eléctrica: generación fotovoltaica, la batería incorporada o el suministro de alguna red eléctrica externa.