En un intento difícil de lograr, la idea del acuerdo entre la UCR, el PRO y Elisa Carrió es presentar un punteo de políticas públicas sobre cada uno de los temas centrales que hacen a la vida económica del país. Por el momento, no dieron grandes definiciones, pero al menos dejaron entrever algunas primeras opiniones.

Para no ahondar en diferencias, lo titularon “identificación de políticas de Estado”. Por lo visto, no se va a trabajar en un programa de gobierno conjunto, según consideran las «malas lenguas» para no presentar en sociedad tan temprano las diferencias.

Respecto a temas que hacen a la infraestructura ya anticiparon una postura común: existe un principio de acuerdo en avanzar en el desarrollo de las energías renovables. Las consideran un complemento del yacimiento de hidrocarburos Vaca Muerta, sobre la cuenta neuquina.

Para paliar la crisis energética están convencidos en explotar gas convencional y no convencional, también avanzar en obras hidroeléctricas. Lo cierto es que no dieron mayores precisiones y tampoco se espera para los próximos meses.

En cuanto a los subsidios,que incluye a la energía eléctrica, coinciden en ir reduciendo la ayuda del Estado, para de a poco liberar el mercado. Todas las fuerzas se proponen eliminar “el gasto público innecesario” y el “exceso de empleo público”.

Recién en abril, pasadas las Pascuas, los representantes de las fuerzas volverían a reunirse. Las negociaciones entre la Unión Cívica Radical, el PRO y la Coalición Cívica se concentran en el entramado electoral, que incluye la definición de candidaturas, y el armado de listas legislativas. Por el otro, avanzan en los acuerdos programáticos.

macri y sanz