La Sociedad Ecuatoriana de Energía Verde promueve proyectos pilotos de hidrógeno y aprovechamiento de biomasa

La institución busca difundir y articular el trabajo de la academia, con el sector público y privado para que los proyectos de laboratorio de estas tecnologías se materialicen. El objetivo principal es contribuir a que Ecuador alcance los objetivos de energía sostenible.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

El interés por impulsar las energías renovables y proyectos de sostenibilidad ha cobrado un papel fundamental en el panorama energético global, y Ecuador no es la excepción.

En este contexto, la Sociedad Ecuatoriana de Energía Verde (SEEV) busca obtener personalidad jurídica este año y convertirse en un actor clave en la difusión y promoción de estas prácticas en el país, con el objetivo de avanzar hacia un futuro más limpio y sostenible.

En conversaciones con Energía Estratégica, Johanna Sánchez, presidenta de la entidad, brinda su visión sobre el trabajo que están realizando para impulsar las energías limpias en Ecuador.

Tenemos grandes expectativas porque vemos un gran potencial para promover el desarrollo sostenible en Ecuador. En línea con la diversidad del país, es necesario aprovechar todos los recursos que tiene y otorgar beneficios a toda la sociedad”, explica.

Y agrega: “Vemos que el sector renovable ecuatoriano habla mucho de la energía solar y eólica pero poco sobre hidrógeno verde y aprovechamiento de biomasa. Por ello, tenemos un equipo multidisciplinario trabajando en la materia para que no se descarten este tipo de tecnologías”.

Según la experta, existe gran cantidad de biomasa que no utilizamos de la cual podríamos producir energía en diferentes sectores económicos. En este sentido, están estudiando los costos según la caracterización de la biomasa para saber que proceso de tratamiento conviene derivar. 

“Tenemos una hoja de ruta para el aprovechamiento de biomasa. Debido a la complejidad de su recolección es recomendable montar empresas de producción cerca de los cultivos. La idea es aprovechar la energía en los sitios aledaños donde hay mayor concentración y evitar los costos asociados al transporte”, señala. 

Por su parte, Sánchez explica que también han desarrollado informes que calculan la viabilidad de la producción del hidrógeno verde a través de proyectos pilotos en las diferentes plantas hidroeléctricas que han quedado obsoletas.

“La Asociación de H2 está creciendo fuertemente y trabaja en mejorar su hoja de ruta. Ecuador está muy atrasado en el desarrollo del hidrógeno pero ya estamos en camino. Por eso, con los aportes de nuestros expertos buscamos contribuir a que se puedan diseñar plantas de esta naturaleza en Ecuador”, argumenta.

Según la especialista, muchas ideas valiosas provenientes de las universidades “se pierden en tesinas” y no logran tener la trascendencia que se merecen. Para evitar esto, desde SEEV se propusieron identificar y difundir los proyectos de éxito y crear sinergias entre toda la cadena de energías limpias.

“Buscamos articular el trabajo de la academia, con el sector público y privado para que los proyectos de laboratorio pasen a ser piloto y continuen escalando. El objetivo es contribuir a que Ecuador alcance los objetivos de energía sostenible”, afirma.

Cabe destacar que desde diciembre del 2023, Sociedad Ecuatoriana de Energía Verde avanza en las gestiones para obtener la vida jurídica. En este momento, están a la espera de las observaciones del Ministerio de Ambiente para consolidar la sociedad y esperan lograrlo este año.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *