Manuel Herrero Rosas, asesor en biocombustibles de la Secretaría de Energía de la Nación estimó que para el mes de diciembre se podría alcanzar un corte del 10 por ciento de etanol para las naftas.

Respecto del Biodiesel la Resolución Nº 1125/2013 obliga al 10 por ciento desde febrero de 2014, pero en la práctica no se respeta. Actualmente, las empresas petroleras están cortando una proporción cercana al 8,5 por ciento en ambos combustibles.

En este escenario explicó que “el bioetanol sufre hoy una limitación” debido a que algunas petroleras deben adaptar sus procesos para lograr cortes de hidrocarburos compatibles con el E10, sin afectar las especificaciones de la mezcla final.

Por eso, menciona que el Gobierno Nacional esta en pleno proceso con las petroleras para incrementar los niveles hacia fines de año. “Todavía no ha salido como resolución, pero está en proyecto”, mencionó el  asesor.

Sobre el biodiesel, vale destacar que ya fueron asignadas 96 mil toneladas del producto para este mes, lo cual permitiría alcanzar un corte de gasoil al 10 por ciento. Es sólo para uso automotor. Se refiere al volumen que sale por los surtidores de las estaciones de servicio.

Como destacado, Herrero Rosas anticipó que avanza la posibilidad de utilizar el combustible a base de aceite de soja para reemplazar por gasoil cuando las centrales no pueden utilizar gas natural. A priori, se calcula que podría generarse electricidad con mezclas de Gas Oil/Biodiesel del 20% (B20) y en algunos casos con Biodiesel puro (B100).

La factibilidad de la propuesta será determinada por investigaciones realizadas por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (CAMMESA), que ya trabaja en el asunto. Todo dependerá de su consideración en torno a los precios.

También sigue vigente la idea de utilizar B20 en flotas de transporte pesado. Al respecto, Herrero Rosas explicó que se trata de una iniciativa un tanto problemática, puesto que las empresas petroleras no poseen una logística apropiada, capaz de expender más allá de los combustibles ofrecidos en el presente.

“Aunque pudiéramos generar un biodiesel al 20%, y otro al 10%, no hay infraestructura para manejarse con eso. Es cierto que se sigue estudiando y forma parte de nuestro anhelo, pero no lo vemos como cosa cercana”, finalizó el profesional.

Si bien el mercado interno ya estaría saturado con esto, existen otros proyectos pendientes de ejecución, fundamentalmente con relación al etanol.Entre otras cosas, estamos trabajando con personal de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) para ver si podemos cortar al 12% en lugar del 10%”.

En este punto, el directivo manifestó que el proceso requiere el análisis de ciertas cuestiones técnicas, aunque no descarta una contestación al término de un año. “Si finalmente no podemos concretar el aumento, entendemos de todos modos que al 10 por ciento podemos seguir trabajando”, aseveró el representante.