A partir de la producción de biogás, generado mediante el tratamiento anaeróbico de materia orgánica, se obtiene, como subproducto, un digerido o biofertilizante. Según los especialistas, este fertilizante orgánico natural tiene cualidades superiores al artificial, siendo excelente para proporcionar nutrientes a los cultivos los nutrientes y a mejorar la calidad del suelo.

Desde la creación del Programa RenovAr, se adjudicaron 40 plantas de biogás, por 74 MW, de entre las cuales cuatro de ellas ya están generando energía eléctrica. Además, en la Argentina existen otras experiencias en torno al biogás igual de importantes.

Ante este crecimiento del sector, especialistas empezaron a problematizar sobre qué hacer con el digerido resultante de la actividad.

Es por ello que en junio del 2017, una mesa de trabajo liderada por el entonces Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación –hoy Secretaría de Ambiente-, comenzó a ocuparse sobre este tema.

El espacio estuvo integrado por actores del sector público relevantes como el SENASA, PROBIOMASA (Ministerio de Agroindustria), INTA, INTI, Y-TEC, y empresas privadas, como Benito Roggio y Grupo IFES.

El trabajo concluyó en junio del 2018. Y ayer, finalmente, se puso sobre ruedas mediante la Resolución 19/2019.

Lea también: «Ambiente regularizará el uso de biofertilizantes, abriendo la posibilidad de su comercialización»

“Apruébese la NORMA TÉCNICA PARA LA APLICACIÓN AGRÍCOLA DE DIGERIDO PROVENIENTE DE PLANTAS DE DIGESTIÓN ANAERÓBICA, de acuerdo a las prescripciones previstas en la presente resolución y los anexos –Descargar Anexo”, sostiene el Articulo 1.

De acuerdo al Artículo 2, las atribuciones de la Secretaría de Ambiente serán:

  1. Asesorar en la adopción progresiva de esta regulación como también, acerca de los avances en el conocimiento de la materia y en la normativa vinculada a la presente norma que hagan recomendable su revisión, así como en las controversias que puedan plantearse durante su aplicación.
  2. Coordinar acciones conducentes al desarrollo de los aspectos científicos, tecnológicos, normativos y organizativos vinculados a la materia objeto de la presente norma.
  3. Proponer las modificaciones a la presente norma y la elaboración de normas complementarias que atiendan a su actualización cuando sea recomendable en función de los cambios tecnológicos y científicos que se sucedan o en consideración a circunstancias excepcionales no contempladas en esta norma.

Finalmente, en la resolución se invita a participar a las jurisdicciones mediante su adopción.