Durante el debate #EnergíaPresidencial2021, organizado por la iniciativa Escenarios Energéticos 2030, cada uno de los representantes de Energía de los candidatos presidenciales mostraron un marcado interés en la continuidad del desarrollo de las energías renovables no convencionales y de la orientación de estos recursos para la producción de hidrógeno (verde).

Según el Coordinador Eléctrico Nacional, a agosto de este año, el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) contó con 28.946,4 MW de potencia instalada, de la cual un 9,9% (2.866 MW) de la capacidad es eólica y un 17,8 (5.152 MW) solar fotovoltaica.

Para el 2022, se esperan 5.034 MW eólicos instalados (ya que 2.168 MW declarados en construcción) y 8.966 MW solares fotovoltaicos conectados (3.813 MW en construcción) al SEN. Los técnicos de los candidatos se mostraron optimistas en continuar apoyando este desarrollo. Ahora bien, ¿qué posición adoptarán respecto al gas natural y a la energía nuclear?

“Hay un informe muy reciente de la Comisión Europea que dice que la transición energética limpia es el mejor seguro contra los shoks de precios, por eso tenemos que avanzar rápidamente en la transición energética y en una matriz cero emisiones”, señaló Javiera Ketterer, vocera del equipo de energía de Gabriel Boric, punto de vista compartido por el resto de sus colegas.

Respecto al uso del gas, la especialista consideró que este energético “va a tomar un papel muy activo en la descarbonización”. “En el sector industrial queremos hacer un recambio tecnológico para pasar del diésel a un combustible mucho más limpio como el gas”, adelantó.

No obstante, la técnica del partido Frente Apruebo Dignidad indicó: “Queremos disminuir la dependencia de los combustibles externos”, es decir, los que no se produzcan en el país y requieran de su importación.

En esa línea, Ketterer advirtió de los altos precios, sobre todo de Gas Natural Licuado (GNL), que están afectando a diversos países del mundo. “Ya vemos lo que está pasando en Europa y en Asia con la quiebra de muchos comercializadores. Queremos reducir la exposición y volatilidad al mercado internacional”, enfatizó.

Por su parte, Julio Vergara, representante del equipo de energía de José Antonio Kast, postuló que el gas “es vital, en particular para la energía eléctrica segura”. Explicó que este fluido “no se va a agotar (a nivel mundial) tan rápido como el petróleo porque partió más tarde y hay una producción inorgánica y permanente”.

El especialista en energía de Chile Vamos observó que este combustible “da flexibilidad” al sistema de manera óptima, hasta tanto no se desarrollen a precios competitivos el almacenamiento de energía eléctrica a través de baterías.

“Si pensamos en una descarbonización profunda, que hay que tener cuidado con eso, implicaría, en rigor, apagar todas las centrales a gas, y eso es delicado”, consideró Vergara.

Marcelo Mena, líder programático de energía de Yasna Provoste, también se refirió al gas natural como combustible de transición: “No puede ser enemigo de las energías renovables”, alegó.

Pero apuntó sobre el mercado actual, en cuanto a la inflexibilidad del gas natural, donde el Estado interviene en el despacho de este fluido si es que una empresa tiene sobreoferta. “En la práctica, al firmar un contrato, no se puede ser socialista en los problemas y capitalista con las ganancias”, sostuvo el especialista del partido Nuevo Pacto Social.

Ramón Galaz, vocero del equipo de energía de Sebastián Sichel, zanjó el tema: “Creo que hay coincidencias que, en los próximos 10 años o quizá más, el gas va a seguir siendo el complemento a las energías renovables para la transición energética”

Pero, en ese sentido, el técnico del partido Republicanos deslizó una crítica al proyecto de Ley que está en el Congreso que apunta a cerrar todas las centrales termoeléctricas al año 2030.

Respecto al gas residencial, señaló: “Nosotros vamos a preocuparnos porque la regulación sea la más adecuada, que no se generen comportamientos no deseados en el mercado y que apunten a una mayor competencia y que con eso se bajen los precios”.

No a la energía nuclear

Durante el encuentro, se les preguntó a los referentes de Energía de cada candidato si estaban de acuerdo o no con apoyar el desarrollo de la energía nuclear en Chile, muy cuestionada en algunos países del mundo.

Allí, todos especialistas respondieron que no, pero Julio Vergara, representante del equipo de energía de José Antonio Kast, tuvo que salir a hacer una aclaración extra dado que Chile Vamos se pronunció a favor de esta tecnología.

“Nosotros estamos abiertos a todas las opciones energéticas. En ese sentido, la energía nuclear es una más, la captura del secuestro del carbono también es importante y la están adoptando los países en el mundo”, señaló, al tiempo que dejó en claro que, de no haber consenso, el partido no avanzará por sí sólo. “(Su desarrollo) representa una escala de tiempo que no está en el marco de un período de gobierno”, razonó.