Casos de éxito como Barbados, Brasil y México son el resultado de 10 a 15 años de aplicación de diferentes políticas de promoción del uso de calentadores solares, según el informe “Análisis del desarrollo del mercado Termosolar”. De allí, ONU Medio Ambiente, planea apoyar su desarrollo en nuevos mercados.

Los programas MiSol y CeMie-Sol en México ya son ejemplo de lo que se puede hacer para incentivando la apertura de laboratorios para su homologación y nuevas empresas para industria nacional promoviendo toda la cadena de valor productiva.

Por su parte, el proyecto Termosolar Panamá que tiene por objetivo dejar instalados 3,220 m2 de colectores solares al 2021 está siendo ejecutado a través de una alianza interinstitucional entre la Oficina Regional de ONU Medio Ambiente para América Latina y el Caribe y la Secretaria Nacional de Energía (SNE), con el apoyo financiero del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y el respaldo de diversos aliados de los sectores público y privado.

Esta iniciativa hoy está más activa que nunca. Ya ha comenzado con el desarrollo de 100 proyectos piloto tanto en el sector público como en el privado. De estos, uno ya está instalado en la Clínica Veterinaria de Vida Silvestre Summit (desde abril) y otro en Emsa, una empresa de transmisión eléctrica, que realizó la instalación en edificio de oficinas.

El Banco General ha puesto una linea de crédito especial de 3.1 millones de dólares para energía solar térmica, para que quien quiera instalar esta tecnología y cumpla con los requisitos del Banco, pueda acceder al préstamo para financiar la totalidad del equipo más la instalación, con diferentes mecanismos para el sector residencial (a través de tarjeta de crédito termosolar) y hotelero-industrial (con un punto menos en el interés del préstamo).

Puntualmente para el sector privado, el proyecto ofrece desde la auditoría energética, diseño y análisis de factibilidad para que la empresa o institución decida si realizar la instalación con fondos propios o ir en búsqueda de financiamiento disponible.

“Ya hemos hecho 31 diseños para el sector privado. En el caso de Emsa, luego de realizada la instalación, el éxito fue tal que esto repercutió para que creen su propio programa para dar a sus empleados beneficios de instalación de equipos termosolares, incluyendo financiamiento para el pago de los mismos. En estos momentos, tienen un paquete de 85 empleados que los están instalando por lo que ya están evaluando realizar ofertas comerciales de este tipo en el interior del país”, precisó Rosilena Lindo, gerente de Termosolar Panamá.

Como respuesta en cadena inmediata, estos incentivos iniciales repercutieron en el sector privado para que diseñen nuevos programas y modelos de negocios asociados a la tecnología. Ya contemplado desde el mismo programa Termosolar Panamá, la difusión de la información y los resultados debe ayudar a difundir la tecnología, de tal manera que al 2026 se cuente con un total de 16,600 m2 en los diferentes sectores que participan del proyecto.

En el sector de salud, ya se han hecho diseños para 9 hospitales públicos, de los cuales se donarán los sistemas a tres hospitales: San Miguel Arcangel, Obaldía (David) y Luis Chicho Fábrega (Santiago de Veraguas).

En el plan de acción de Termosolar, se plantea que los 924 edificios dedicados a atención de salud pública tengan por obligatoriedad el sistema de calentamiento solar de agua.

“La factura de gas en un hospital de tamaño medio al año está al rededor de los 60 mil dólares”, advirtió la gerente de Termosolar Panamá.

“Por ello, estamos ayudando al Estado para hacer una programación de la transformación del uso de gas al uso de solar para calentamiento de agua. Con los ahorros se paga solo el equipo y se liberan recursos para que puedan ser destinados a otras áreas”. 

Nuevas alternativas se abren incluso en el sector académico. Este miércoles la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) aprobó el diplomado de Energía Solar Térmica –diseñado junto al Termosolar Panamá– para su inicio lectivo el próximo año.