La noticia la dio a conocer Victor Doña, el presidente de Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE), quien agregó que la próxima semana se espera la llegada del primero de los envíos de maquinarias que ya se encuentra en el puerto de Buenos Aires.

Justamente el lunes pasado la Nación autorizó a EPSE a importar los equipos sin pagar derecho aduanero, lo que liberó la carga que ya estaba en el país. «ahora la empresa estuvo trabajando con nosotros en el EPSE, pero ahora alquiló parte del predio para recepcionar y preensamblar los equipos y maquinarias que van a ir llegando a San Juan. En ese taller se hará un ensamble preliminar, a un 80 por ciento, y de ahí se las va a llevar al parque industrial de 9 de Julio donde se concluye la tarea definitiva», explicó Doña.

Según la información oficial proporcionada por Schmid, en el predio mencionado ha instalado sus oficinas con casi 300 m2 de superficie y amplios depósitos de almacenamiento de 4.200 m2. «Me alegro de ser parte de este proyecto emblemático. La provincia de San Juan es pionera en la introducción de las energías renovables en Argentina y Sudamérica», dijo James Gibbons, ejecutivo del proyecto sanjuanino por parte de Schmid.

La firma informó que ‘a partir del 22 de enero se espera el arribo de los primeros contenedores con maquinarias de Schmid Group para la fabricación de lingotes, obleas, celdas y paneles solares que fueron despachados desde distintas filiales que Schmid tiene en diferentes países‘.

Agregó que «el proyecto de EPSE en San Juan será respaldado por Schmid Branch Argentina (SBA), sucursal de la empresa alemana de alta tecnología Schmid Group, para lo cual se contratará personal técnico y administrativo durante el año en curso».

Los alemanes estuvieron mirando varios lugares antes de elegir el de la ex-champañera que desde 2013 pertenece a la proveedora minera de alimentos Alta Tecnología Alimentaria y que hasta ahora sólo se usó para organizar eventos aprovechando sus enormes dimensiones.

Según relató Doña, se estuvo buscando un predio en las inmediaciones de Taranto, en 9 de Julio, cerca de donde se levantará la fábrica solar; pero la necesidad de contar con salas amplias refrigeradas para equipos tecnológicos sensibles terminó inclinando la balanza a la ex firma etílica que ya cuenta con ese servicio.

«Algunas máquinas, por el tipo de material en que están construidas, no pueden estar a 40 grados, sino a 22 ó 23 grados. Por eso algunas vendrán en camiones frigoríficos desde el puerto y aquí en el taller tienen posibilidades de tenerlas refrigeradas hasta ser ensambladas», explicó.

El 24 de octubre pasado, con la presencia de Julio De Vido y directivos de Schmid y EPSE, se colocó la piedra basal de la fábrica fotovoltaica integrada en 9 de Julio de 71 mW. Con una inversión estimada en más de $1.500 millones, podrá fabricar paneles e instalar plantas de generación solar para abastecer en promedio 43.000 hogares cada año.

El objeto de la producción de la fábrica de paneles está direccionado a aplicaciones en centrales fotovoltaicas conectadas al MEM (Mercado Eléctrico Mayorista), aplicaciones residenciales, comerciales, industria, bombeo para riego y minería.