En particular, el dirigente agradeció las gestiones de Damián Testori, el Director Nacional de Productividad PyME, de quién valora la predisposición para avanzar en un marco regulatorio que permita la circulación de rodados propulsados a energía eléctrica.

Jimena contó sobre los pasos que está dando la gran multisectorial denominada “Mesa del Vehículo Eléctrico” en conjunto con las autoridades.

Se trata de un amplio espacio de discusión públicoprivado que propone políticas para el desarrollo de la actividad en el país. En representación del «mercado», asisten nada menos que 15 cámaras empresarias vinculadas con la industria automotriz, entre las que figura ADEFA.

Y, en forma individual, se anotaron más de 50 compañías “peso pesado”. Audi, Nissan, Renault, Corven, Siemens, Naval Motor, Mercedes Benz, Toyota y Ford son algunas de ellas.

¿Cómo afecta el lobby de las petroleras y terminales? Jimena analizó este aspecto, aunque valoró que más allá de las resistencias el mercado irá evolucionando, en línea con el camino que se está transitando a en el mundo.

“Argentina es un buen mercado”, sostiene, en relación a la gran cantidad de automóviles que se venden por año, superior a la de países europeos y de la región.

¿Se volcarán las principales compañías hacia el auto eléctrico o surgirán nuevas corporaciones? Jimena evalúa que “las terminales lo analizan como un nuevo negocio”, al igual que para las distribuidoras de energía.

El ejecutivo también evaluó el rol que tendrá la industria nacional; el desarrollo de la infraestructura de carga y el estado de las licitaciones de buses eléctricos en Capital Federal.

“Pienso que si todo va como se ve que está avanzando quizás en 2018 podamos ver autos eléctricos en la calle y una oferta comercial disponible”, destacó.