Carlos Badano, consultor independiente de vasta experiencia en energía eólica, señala en diálogo con energiaetrategica.com que de aprobarse en la legislatura la reforma de Ley 26.190, impulsada por el senador Guinle y que ya goza de media sanción en la cámara alta y cuenta con expectativas de aprobarse prontamente en Diputados, podría estimular inversiones volcadas a parques eólicos en distintos puntos del país, sobre todo en la Patagonia.

Sin embargo, explica: “Lo que más complica en cuanto a transporte en el montado de un parque eólico es el traslado de las columnas de las torres, que generalmente son transportadas por 2 o 3 secciones de 20 o 22 metros, o más secciones, dependiendo la altura del aerogenerador, por eso muchas veces se buscan otras alternativas como lo es la construcción de torres de hormigón que se construyen en el lugar, pero en nuestro país normalmente se requieren torres de acero”.

Describe que el transporte en Argentina se hace con camiones conocidos como ‘cama baja’, y que en su mudado hay que aplicar toda una ingeniería de transporte que debe estar bien analizada, por lo que implica el sorteado de puentes u otros obstáculos y la obtención de permisos.

Más allá de que considera que los recorridos están bien preparados para transportar las torres desde los puntos de fabricación en el país, o desde el puerto, cuando éstas son importadas desde China o Europa, Badano dice que el desarrollo de trenes, política en boga del gobierno nacional, incentivaría mucho más la construcción de complejos eólicos. “Es mejor el uso de ferrocarril que el de camiones porque es más económico y permite llevar varias columnas en un solo viaje”, detalla.

Además, resalta que este abaratamiento de costos en fletes estimularía a la industria nacional de torres de aerogeneradores de alta potencia. “En este momento, en la Argentina, tenemos fabricantes de torres muy buenos”, indica el especialista y compara: “cuando se traen columnas de Asia o Europa es muy caro el transporte, al punto que el costo en el buque se encuentra en el mismo orden que el costo de la columna”.

Si la reglamentación legal se pone en marcha –por la reforma de Ley 26.190- y los inversores encuentran el negocio, estaríamos, al momento, en capacidad de desarrollar un montaje de 5 mil MW a lo largo de 5 años, teniendo en cuenta ingeniería que ya está aprobada”, subraya.

Por último, enfatiza: “Ojalá pudiéramos tener una red ferroviaria para llegar a distintos puntos”. “Una vez que esté desarrollado y puesto en marcha el sistema de ferrocarriles va a ser muy beneficioso para el desarrollo de los parques eólicos y la industria en general”, cierra.