Al año lo vemos favorable en cuanto a perspectivas de seguir avanzando con energías renovables”, destaca Pinasco en diálogo con Energía Estratégica y agrega: “Tenemos una cantidad muy importante de proyectos para sustituir combustibles fósiles, como el Fuel Oil, GLP –gas de garrafa-, gas natural, mediante biomasa a partir de un sistema de gasificación que Tecnored realiza”.

El directivo analiza las perspectivas: “una industria del sector agroalimenticio que pretenda sustituir sus consumos de combustibles fósiles a biomasa, utilizando sus mismas instalaciones y equipamientos, ya que nosotros no exigimos la renovación de maquinarias, esa industria pasa a gasta cerca de un 40 por ciento del total que venía consumiendo, es decir, que se garantiza un ahorro cercano al 60 por ciento en combustibles fósiles”.

Detalla que ya sea por cuestiones medioambientales o por la inaccesibilidad de ciertas industrias a la red de gasoducto, “emprendimientos privados apuestan a sustituir el combustible fósil por estos alternativos”. Los puntos más importantes de conexión que ha montado Tecnored se encuentran en buena parte de la Mesopotamia, norte de Entre Ríos, norte de Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, norte de Salta, entre otros puntos del país.

Hemos tenido consultas y concretado proyectos industriales ubicados en distintos sectores de la industria: lechera, frigorífica, de cerámicos, vidrios. Se trata de industrias con alto nivel de demanda de energía térmica y que en muchos de estos casos trabajan con combustibles fósiles”, explica sobre esta tendencia que se consolida con más ímpetu año a año.

Otras razones

Pinasco profundizó sobre las bondades del biogás: “Realizar una correcta gestión y tratamiento de los efluentes/residuos de establecimientos industriales para cumplir con los estándares de calidad ambiental; dar respuesta a las crecientes demandas energéticas que provoca el incremento en su producción logrando una mayor seguridad energética; dar solución a los frecuentes problemas de convivencia entre los ganaderos-agricultores y la población, producto de los desagradables olores que se generan por el incorrecto tratamiento de estos residuos; la imposibilidad de desarrollar determinadas actividades en lugares estratégicos desde el punto de vista de producción pero desfavorecidos por la falta de energía eléctrica; obtener una mayor rentabilidad económica en su producción; entre otras razones” son las apuestas que algunas industrias están llevando a cabo.