Según datos oficiales, en Colombia la industria consume un 24% de la canasta energética del país.

Por este motivo, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, en la 75ª Asamblea General de la ANDI, enfatizó sobre la importancia de que los empresarios empleen medidas de eficiencia energética o incorporen fuentes de energías renovables para que permitan reducir sus consumos mediante la autogeneración.

«Hoy cuentan con múltiples beneficios tributarios para apostarle a energías más limpias”, destacó la funcionaria.

En ese sentido, ejemplificó: “Si hoy decidieran invertir 100 pesos en proyectos de autogeneración, o en el recambio a equipos más eficientes, podrían deducir 150 pesos del impuesto de renta durante 15 años”.

“Además, los paneles y equipos para la generación solar y eólica tienen un IVA y un arancel para la importación del 0%», resaltó Suárez.

En ese sentido, la ministra enfatizó en el potencial que tiene el país en la generación de energías renovables de fuentes no convencionales. Llamó a los empresarios a invertir en proyectos de autogeneración solar, eólica y biomasa.

Lea también: «Con subastas y generación Distribuida, el Gobierno colombiano está cerca de llegar a su meta de 1.500 MW de energías renovables»

Actualmente, la Unidad de Planeación Minero-Energética UPME, cuenta con un banco de proyectos para la generación de 6.000 kilovatios de energía a partir de este tipo de fuentes.

Por otra parte, agregó: «En estos doce meses hemos logrado disminuir el costo de estas restricciones que le estaban costando a los colombianos unos $2 billones de pesos (580 millones de dólares)”.

“Durante el primer semestre del 2019 logramos bajar el costo de 32 a 17 pesos por kilovatio-hora, con lo cual la industria se ahorró 180 mil millones de pesos (52,5 millones de dólares) mientras que el ahorro nacional llegó a los 470 mil millones» de pesos (137 millones de dólares)”, completó la funcionaria.

“Ustedes, los empresarios del país son nuestros principales clientes, y el sector minero-energético es su materia prima. Por eso debemos defender el futuro de nuestro sector, unidos. La energía es el motor que mueve a la industria, así que estamos comprometidos en asegurar la competitividad y autonomía energética para impulsar el crecimiento y el desarrollo económico de todos los colombianos», respaldó la ministra Suárez.