El Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e hidrógeno, Claudio Molina, aseguró que el etanol, biocombustible con el que se cortan las naftas al 5 por ciento, alcanzó niveles operativos que permiten reemplazar el 50 por ciento de las compras de nafta en el exterior.

En una entrevista exclusiva con Energía Estratégica, profundizó sobre las ventajas de una suba en el corte obligatorio:

¿Qué argumentos justifican el hecho de pensar en el ETANOL como un producto capaz de reemplazar la mitad de las importaciones de Nafta?

Considerando que hoy se está incorporando alrededor de un 8 % de bioetanol a las naftas que se expenden en Argentina – en promedio –, si el Gobierno aumentara ese contenido al 12 % (pasando entonces de un E8 a un E12), se podrían sustituir, como mínimo, la mitad de las importaciones de nafta – que el año pasado fueron de casi 400.000 m3 y este año podrían superar dicha cifra, salvo que se consolide la reducción de la demanda de naftas que se viene produciendo en los últimos meses –.

La capacidad de producción de bioetanol en Argentina es del orden de 1 millón de m3 anuales, en caso que se pudiera operar 330 días al año. De ese total, 515.000 m3 corresponden a cinco destilerías de bioetanol de cereales – fundamentalmente maíz– y el resto se reparte en nueve destilerías contiguas a ingenios azucareros.

Hay suficiente experiencia internacional que justifica operar con cortes al 12 %, subirlos progresivamente hasta el 20 y 25 %, como ocurre en Brasil.

¿Cuáles son los beneficios que implicaría lograr esta suba?

Los beneficios son varios, destacándose:

  • Reducción de emisiones de gases efecto invernadero, considerando el aporte que en la materia genera el uso de biocombustibles.
  • Mayor uso de mano de obra local, con el impacto en economías regionales, fundamentalmente al sustituir productos importados.
  • Mejoramiento del balance de divisas.

¿Qué ahorro implicaría para el país?

 Haciendo un análisis dinámico, una medida así conducirá a un aumento de la producción agrícola local, cambiando la curva de oferta y permitiendo al mismo tiempo aumentar la oferta de bioetanol; fomentando nuevas inversiones y reduciendo importaciones de nafta, hecho que determina un balance de divisas positivo.

¿Cómo siguen las negociaciones con el Gobierno?

Dentro del Gobierno Nacional hay distintas visiones, algunas pro-biocombustibles y otras que no lo ven con buenos ojos. Al mismo tiempo, el artículo 31 de la Ley 26.895 – Presupuesto Nacional 2014 – desgrava la importación de naftas hasta una cantidad de 1,2 millones de m3 en todo este año. Esta medida constituye una especie de “anticompre nacional”, es de carácter inconstitucional y genera una enorme distorsión, que finalmente hace que a las compañías petroleras les sea más rentable incorporar mayor cantidad de nafta importada que de bioetanol.

Particularmente YPF se resiste a utilizar E10, argumenta que no hay ensayos suficientes. Y esta posición se hace más dura en momentos que se está reduciendo el consumo de naftas.

Sabemos también que el equipo técnico del Ministro de Economía, Lic. Axel Kicillof, viene ocupando cargos de suma importancia en la mayoría de áreas del Estado Nacional, y con la nacionalización del paquete mayoritario de YPF, los ocupó en esta empresa. Desde ahí se tomaron decisiones importantes que se fueron convirtiendo en normativa formal del área energética, previo a que ocupe el cargo de la Secretaría de Energía, la Lic. Mariana Matranga, una integrante de aquel equipo, que venía asesorando al Lic. Nicolás Arceo, Director Financiero de YPF y uno de los técnicos más cercanos a Axel Kicillof. Por lo tanto, los biocombustibles no han resultado beneficiados en esta última etapa política.

En este contexto no puedo dejar de recordar el texto del artículo 13 de la Ley 25.188 de ética pública: “Es incompatible con el ejercicio de la función pública:a) Dirigir, administrar, representar, patrocinar, asesorar, o, de cualquier otra forma, prestar servicios a quien gestione o tenga una concesión o sea proveedor del Estado, o realice actividades reguladas por éste, siempre que el cargo público desempeñado tenga competencia funcional directa, respecto de la contratación, obtención, gestión o control de tales concesiones, beneficios o actividades;

b) Ser proveedor por sí o por terceros de todo organismo del Estado en donde desempeñe sus funciones”.

Es de esperar también que próximamente se produzcan novedades importantes en materia del nivel de precios que fija la Secretaría de Energía para el bioetanol, ya que se planea desdoblar el precio del bioetanol de caña de azúcar, respecto del de cereales, bajando significativamente este último.

El contenido de oxígeno del combustible mezclado, ¿sigue siendo un punto de conflicto?

En un contexto donde se intenta demorar el mayor uso de bioetanol, lamentablemente sí.

¿Hay posibilidad de exportar los excedentes de bioetanol a países vecinos?

Por ahora es muy difícil. El mercado europeo está muy cerrado por la presencia de altos aranceles de importación y el americano, si bien se abrió, presenta una oferta interna derivada de un complejo industrial muy eficiente – es muy difícil competir con éste –. Otros mercados, como el chino, presentan una oferta interna que puede satisfacer sus necesidades por el momento, e incluso presenta trabas para ingresar, fundamentalmente por el tema transgénicos o directamente por el uso de maíz a esos fines. El japonés, por su parte, si bien presenta una apertura creciente, no muestra interés en el mercado argentino.

¿En qué porcentaje de su capacidad instalada está funcionando el sector?

Más de un 70 por ciento. Tomando en cuenta también que en el caso de la industria transformadora de jugos de caña de azúcar y melazas, se presenta mucha estacionalidad y es muy difícil operar constante todo el año, hecho que naturalmente aumenta la capacidad ociosa.

¿Cuál es la situación actual, respecto de costos e insumos?

La industria en general, puede operar sin problemas, obteniendo una rentabilidad media – alta. Sin embargo, como expresé antes, a la brevedad surgirán cambios en cuanto al bioetanol de maíz – salvo que el Área Económica del Gobierno Nacional revierta la medida que tiene en carpeta–.