La Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (ABSOLAR) lanzó un estudio sobre la inserción de tecnologías de almacenamiento en el Sistema Interconectado Nacional (SIN), teniendo en cuenta que sus múltiples aplicaciones y servicios para el sector eléctrico, dado que puede brindar reserva de capacidad y dotar de mayor flexibilidad operativa al sistema. 

Y dentro de las principales conclusiones que remarcó el reporte, se destaca que la introducción del almacenamiento a la matriz eléctrica del país permitiría una mayor participación y penetración de las renovables, principalmente de la solar. 

¿Por qué? Según el informe, la potencia fotovoltaica aumentaría 3015 MW con respecto a los pronósticos del plan decenal de expansión energética, por lo que, de forma escalonada hasta el 2030, pasaría de 3655 MW a 6670 MW, siendo un incremento de 603 MW por año y sin la necesidad de nueva capacidad termoeléctrica para asegurar energía y asegurar reserva de potencia (reducción de 4.013 MW).

Asimismo, se detalla que las soluciones de almacenamiento mitigan el riesgo de exposición de los generadores además de permitir el arbitraje de precios en el mercado.

Y que la incorporación de recursos de almacenamiento permitirá la reducción de costes con conexión y con inversores en plantas fotovoltaicas o, en el caso de soluciones que ya incorporan clipping solar, el aprovechamiento de excedentes de energía.

De todos modos, la propia ABSOLAR reconoce que la gran flexibilidad operativa y comercial de los recursos de almacenamiento choca con barreras del marco normativo actual del sector eléctrico y de las cargas tributarias, debido a la segregación de ciertas actividades de generación, transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica y la restricción de puntos de intersección.

“En consecuencia, los modelos de negocio de esta índole enfrentan restricciones regulatorias para la retribución de todos los servicios que son capaces de ofrecer, provocando que el atractivo comercial se vea reducido por la inviabilidad regulatoria de monetizar el beneficio o valor agregado al sistema”, explica el documento.

Por ese motivo, la  Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica pide que el cumplimiento normativo y la reducción de la carga tributaria se vuelvan necesarias para la adecuada inserción del almacenamiento y a la vez se pueda garantizar la seguridad del suministro eléctrico y la eficiencia económica a corto y largo plazo. 

“El almacenamiento puede ser explotado en todos los segmentos del sistema eléctrico, ya sea con generación centralizada, en el sistema de transmisión, en distribución o dentro de unidades de consumo industriales, comerciales o residenciales. Sin embargo, existe la necesidad de ajustes regulatorios para brindar isonomía fiscal y garantizar una remuneración adecuada por los servicios prestados en los diferentes segmentos, especialmente las externalidades positivas”, concluye en este aspecto.