Por exigencia del pliego de renovar, no es requerimiento tener mediciones en el sitio, sino el certificado de ingeniero independiente en producción de energía.

Las estaciones de medición solar, son mucho más simples que las eólicas, ya que no requieren de obras civiles significativas, ni exposición de personal en trabajo en altura. Sin embargo, también merecen ser concebidas durante un año calendario completo, para conocer la variabilidad interanual.

Las estaciones son de bajo costo, y la información que proporcionan son sumamente útiles para la concepción del proyecto. En principio no solo se mide la radiación normal, y oblicua – a los fines de definir si es o no conveniente la utilización de seguidores. Además, se miden efectos locales, como lluvia y nubosidad. Además, las condiciones de temperatura se deben definir para la ingeniería básica, donde componentes eléctricos pueden verse afectados en su rendimiento por el sometimiento a condiciones extremas de temperatura y/o presión.

Casos como el de la región cuyo que ha sufrido lluvia y granizo anómalos y prácticamente imperceptibles por modelamientos mesoscolares, y simulaciones temporales, pueden ser solamente comprendidos por estaciones en los emplazamientos.

Lea también: «Empresarios de la energía solar analizan en detalle la licitación de renovables: las claves para entender las inversiones»

Otro efecto de suma importancia es el estudio de “soiling”: es el fenómeno de pérdidas por ensuciamiento de los paneles. En el caso de chile, en el desierto de atacama ha sido un hecho significativo. La naturaleza del suelo, la velocidad del viento, los escases de agua como factores no previstos en la ingeniería conceptual del proyecto, provocaron que los costos de mantenimiento lleguen hasta triplicarse debido a la falta de disponibilidad provocada por el ensuciamiento de los paneles.

Para ello se complementa en la misma estación meteorológica una estación de soiling que permita conocer la óptima frecuencia de limpieza y optimizar CAPEX/OPEX. Semanas atrás  hubo en Santiago una jornada de Solar Asset Manangment, y uno de los temas fundamentales es la no ponderación de este fenómeno, y como ello afecto los cálculos iniciales de los proyectos.

La instrumentación utilizada, sobre todo en los piranómetros, garantiza la bancabilidad del proyecto. Existen distintos tipos de “calidades” de instrumentación, que inciden en la precisión, frecuencia de medida y plazo de calibración. Los instrumentos más exactos para radiación solar son los “secondary estándar”, siendo los más empleados en proyectos de energía solar. Luego los instrumentos “first class”, con certidumbre aceptable, empleadas en la principalmente en la industria hidrológica. Finalmente los equipos “second class” que tienen la menor precisión de los tres tipos de calidades, y son utilizados para estudios básicos de meteorología.

Lea también: «Grupo Clavijo desembarca en Argentina y presenta sus seguidores solares en un evento en Capital Federal»

En la argentina existen pocos emprendimientos con estudios de radiación. Se ha extendido una red de estaciones con el fin solar-agrónomo posicionándose dispositivos en zonas del litoral argentino, que no necesariamente son los sitios “preferidos” para emplazamientos solares.

Sin lugar a duda, quien tenga en su proyecto una estación de medición, tendrá una ventaja competitiva.