Allí se expondrá sobre la importancia de diagnosticar la situación del sector del turismo, brindando propuestas factibles para la solución de los problemas cotidianos. Ayudar a mitigar al cambio climático junto a los ahorros de costos de la energía son el foco principal del encuentro.

Además debemos tener en cuenta qué hacer con la gestión y cuidados del agua y los tratamientos de residuos, que exigen respuestas desde el punto de vista técnico y económico.

No alcanza solo con seminarios teóricos ya que los tiempos actuales exigen soluciones inmediatas, basadas en un trabajo multidisciplinario, que va desde las legislaciones, lo académico, lo empresarial -en este caso el sector turismo- que pide tratar un tema como lo es el de la eficiencia energética, empleando todos los adelantos tecnológicos para lograr los objetivos fijados.

Todos estos puntos citados son importantes, pero lo fundamental es bregar por un cambio cultural que nos llegue a todos, por ser nosotros una parte del problema y a la vez una parte de la solución.

Debemos aprovechar las guías de buenas prácticas de ahorro y eficiencia energética ya existentes que nos ayudan o indican que hacer en el día a día. Esto nos dará hábitos adquiridos en otros lugares del mundo donde la energía tiene sus costos.

Las energías renovables son fundamentales para el cambio de la matriz energética, pero cuidar la energía que ya tenemos a través de la eficiencia energética es crucial.

¿Cómo podemos arrancar para encaminarnos a una solución?.

Lo primero es tener en claro que la energía en cualquier país del mundo no es gratuita ni barata, siendo un escollo serio a resolver. El problema siempre estuvo solo que ahora afecta a la economía diaria de las familias, organismos y empresas.

Paso siguiente es hacer los diagnósticos en cada sector donde saldrán propuestas de mejoras acordes a cada situación.

No debemos ignorar el camino recorrido por otros países, con muchos años de trabajo, con aciertos y errores que les dieron la experiencia, casos cómo España, Italia, Alemania, México y Chile entre otros.

También debemos valorar lo hecho hasta el momento en La Argentina desde la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética, SSAyEE, dependiente del MINEM, el Ministerio de Turismo de la Nación, y en Córdoba en particular desde la Dirección de Energías Renovables y Comunicación, DGERyC, que depende del MAASP, a través del Programa para la Eficiencia Energética, ProPEE.

Una herramienta de mejoramiento continuo para la eficiencia del uso de los recursos como la energía, el agua y la contaminación asociada al uso de estos para tener en cuenta, es el Protocolo de Etiquetados de edificios eSe, elaborado por el Instituto de Arquitectura Sustentable, IAS ,del Colegio de Arquitectos de Córdoba. La misma va en concordancia con la Guía Turística Sustentable elaborada por el Ministerio de Turismo de la Nación conjuntamente con la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia de la Nación.

Otras provincias también lo vienen haciendo y con mucha seriedad caso de Santa Fé. Sólo hay que incorporarlas y replicarlas.

Las energías renovables y la eficiencia energética acompañadas por un mix de tecnologías y conocimientos actualizados, con financiamientos accesibles y regulaciones adecuadas, sumando un cambio cultural profundo, permitirán además de los ahorros económicos, la mitigación y la adaptación al cambio climático, verdadero problemas a resolver.