Uno de los drivers principales que generó impactos en los precios no sólo de los productos vinculados a las fuentes de energías renovables, fue el aumento en los costos logísticos.

José Antonio Moreno, Director de Logística para Sudamérica de Noatum Logistic, empresa con 17 años de experiencia en soluciones de logística y transporte, explicó que en 2019 un contenedor desde China a Colombia podía costar 1.000 dólares. “Ahora este transporte está cerca de los 16.000 a 17.000 dólares”, comparó.

Del mismo modo, un barco con cargamento de equipos extradimensionados podía costar de 65 a 70 dólares la tonelada por m2; “ahora se está pagando cerca de los 120 dólares”, advirtió.

En una entrevista durante el evento físico «Latam Future Energy Colombia», realizado en Bogotá los días 27 y 28 de octubre, Moreno, junto a Juan Alonso Checa, Director Regional para Latinoamérica de Noatum Logistic, calcularon que durante el 2022 los precios para las operaciones logísticas seguirán siendo altas.

“La situación va a ser muy similar (a la del 2021), pero con la dificultad que los puertos están congestionados, no hay contenedores, los servicios están rotando constantemente”, indicó Moreno.

Por su parte, Checa detalló que este estado de situación corresponde al COVID y se debe a factores como la carencia de personal para atender los barcos, lo que, entre otras cosas, provoca un “incremento de los ciclos logísticos”, que hacen más lentos los desembarcos.

Señaló que un contenedor demoraba entre 80 a 85 días, desde su carga en China y su descarga en Los Ángeles. “Hoy día estamos hablando de plazos de 200 a 300 días”, graficó.

“Esto se va a ir solucionando en la manera de que el COVID se vaya atenuando y que los países de grandes volúmenes, como China, cuenten con un mayor flujo logístico tanto de camiones, de barcos, de operaciones portuarias”, sopesó Checa.

En esa línea, los directivos adelantaron que desde Noatum Logistic cuentan con experiencia que garantiza mayor eficiencia dentro de este contexto. Dentro de Latinoamérica, actualmente la empresa opera en Chile, Argentina, Perú y Colombia. Próximamente desembarcarán en Ecuador y Bolivia.

Un nuevo puerto en Colombia

En La Guajira, como el polo energético renovable más importante de Colombia, se espera que hacia el año 2025 entren en funcionamiento, por lo menos, más de 1.000 MW eólicos.

Pero uno de los problemas de ese Departamento es que, de los dos puertos habilitados, ambos en manos de empresas privadas, sólo el Puerto Brisa es el que puede recibir equipos extradimensionados (turbinas, palas, torres).

Esta terminal portuaria es más pequeña que la otra que se ubica en la zona: el puerto Bolívar, que además es más estratégica que Brisa, porque se encuentra más cercana a los parques eólicos y cuenta con mejor infraestructura.

Sin embargo, la empresa carbonífera Cerrejón, propietaria de Bolívar, ha manifestado que, por lo pronto, este muelle será utilizado de manera exclusiva por la compañía, no permitiendo su uso para proyectos renovables.

Ante este panorama, el Gobierno de Colombia está analizando la construcción de un nuevo puerto en La Guajira. Los expertos de Noatum Logistic destacaron esta iniciativa.