1Chile avanza a paso firme con su plan de descarbonización. Un plan que ha fijado uno de los objetivos más significativos de transición energética de la región latinoamericana: llegar al año 2025 sin centrales eléctricas funcionando a carbón y lograr en 2050 un 70% de su matriz proveniente de fuentes renovables.

En este escenario, Engie se ha comprometido a contribuir en las reducciones de emisiones de carbono, con una generación eléctrica más eficiente y garantizando la digitalización para optimizar sus procesos, con la clara intención de convertirse en uno de los líderes de aquella transición necesaria para aplacar los efectos del cambio climático. 

“Somos la mayor empresa generadora del norte de Chile, históricamente a partir de fuentes térmicas. Pero desde hace unos años venimos llevando a cabo un ambicioso plan de rotación de activos que incluye no sólo la salida progresiva del carbón (…) sino que, en paralelo, también llevamos un fuerte plan de desarrollo con energías renovables”, introdujo Francisco Javier Jáuregui Alonso, responsable de Energías Renovables en Engie.

En detalle, el referente de esta empresa con más de 100 años en Chile repasó su compromiso firme de cerrar 800 MW a carbón al 2024 y compensar aquella generación desde el desarrollo, construcción y puesta en servicio de 1000 MW, eólicos y solares principalmente, en los próximos años.

Entre los proyectos emblema que se encuentran realizando, el responsable de Energías Renovables en Engie, destacó el parque eólico Calama (151 MW), la planta solar Capricornio  (97 MW), la planta solar Tamaya (121,5 MW). Todos estos, ubicados en la región de Antofagasta, donde se encuentra el mayor número de activos de generación de Engie en Chile. 

Para acelerar la incorporación de renovables, Engie también adquirió activos renovables en operación durante este año, como la planta eólica Monte Redondo (48 MW) en la región de Coquimbo, y la central hidroeléctrica Laja (34,4 MW), ubicada en la región de Bío-Bío; además de otras centrales limpias adquiridas el año pasado -como ser, los parques solares Los Loros (53 MW) y Andacollo (1,3 MW)-.

En lo que respecta al cierre de centrales de carbón, en 2019, cerraron las unidades 12 y 13 del Complejo Térmico de Tocopilla, siendo de este modo la primer compañía en iniciar el cierre de estas centrales carboneras. 

Según confirmó Jauregui, a finales del año que viene cerrarán en el mismo complejo las unidades 14 y 15; y seguirán con el cierre de la CTM1 y CTM2 esta vez en el Complejo Térmico de Mejillones. 

Durante la Cumbre Eólica Latam 2020, evento organizado por Energía Estratégica, Jáuregui explicó que ese portafolio diversificado y más sustentable ha requerido desafíos asociados como renegociar contratos hacia suministro renovable, principalmente con empresas mineras y clientes industriales.