¿Qué objetivos se fijaron desde ABB para su negocio en Latinoamérica?

Nuestros objetivos son a mediano y largo plazo. Estamos sembrando en distintos mercados para luego cosechar. Además de concentrarnos en las ventas, queremos dar a conocer en principio todos los productos que tenemos en energías renovables y en electromovilidad, que es también un negocio importante para nosotros. 

ABB es una reconocida empresa multinacional. Somos una empresa importante que está asociada con calidad y que, si nos lo proponemos, somos efectivos en costo. Pero uno de los atributos más destacables es la capilaridad. Tenemos colegas distribuidos en distintos países cubriendo toda la región y en el caso argentino por ejemplo tenemos representantes en muchas provincias para asistir las demandas de todo tipo de clientes. Eso nos permite dar una asistencia muy buena en lo técnico que después se expresa efectivamente en el costo y prestación de los productos.

¿Aumentó la demanda de sus productos en América Latina?

En nuestro escenario, siendo una empresa tan grande con una enorme oferta y mucha diversidad de productos, lo que notamos es una variación en la forma en la que se demandan los productos: algunos han comenzado a tener menos pedidos y otros se han impulsado en demanda. En el caso de los inversores tipo string inverter se ha comprobado un aumento de la demanda.

El costo de las tarifas y el surgimiento de algunos negocios como es el caso de las microredes han hecho que muchos comerciantes e industriales se decidan a invertir en sistemas fotovoltaicos.

¿Afectó la coyuntura del país en el caso de Argentina?

Sí. Es un mercado que ha variado respecto a lo que se había planteado originariamente el año pasado. Principalmente por el impacto de los cambios macroeconómicos que han habido y por otras cuestiones normativas.

¿Como cuáles?

En tanto normativas, estamos aguardando la reglamentación de la ley de generación distribuida. 

¿En qué consiste su estrategia para incorporarse a nuevos negocios?

ABB es una empresa que está enfocada en la cuarta revolución industrial: nuevas comunicaciones, el internet de las cosas, redes eléctricas inteligentes. A partir de allí, nos van a ver participar activamente en todos los foros de discusión técnicos y comerciales al rededor del mundo. En el caso argentino, nos van a ver en la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), en el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) y otros para estar al día con las novedades en tecnología en la región y aportar también al crecimiento del mercado.

Luego de un trabajo conjunto entre AAVEA (Asociación Argentina de Vehículos Eléctricos y Alternativos), ABB y otros actores, hace poco más de tres semanas se dio a conocer la primera reglamentación destinada a normalizar instalaciones eléctricas para la carga de vehículos eléctricos AEA 90364-7-722. Lo mismo ocurre con el resto de los productos que son innovadores en la región: estamos para asistir desde lo técnico y lo comercial en todos los foros de discusión que haya para eventualmente dinamizar el mercado y promover el surgimiento de nuevos negocios.

La oferta de ABB es amplia, en lo que implica a productos, ¿cuáles son los más requeridos por el mercado?

En ABB no contamos con un producto estrella, más bien disponemos de una cartera amplia y variada de productos y servicios destinados a redes de Baja Tensión, Media Tensión, Alta Tensión como así también comunicación y control, todos ellos atendidos por especialistas técnicos y comerciales locales. Además, contamos con fabricación local de seccionalizadores, reconectadores, tableros de baja tensión, celdas de media tensión, interruptores termomagnéticos e interruptores diferenciales. Complementariamente, contamos con un surtido enorme de productos fabricados en el extranjero, como por ejemplo DAG o sistema automático de desenganche, Power Plant Controller, Transformadores, Inversores Fotovoltaicos, entre muchos otros.

Como escenario previo a MiniRen ¿se acercaron nuevos clientes?

Ha habido un cambio en las consultas. Mientras que, inicialmente el mercado se orientó a los grandes proyectos para ser presentados en RenovAr, con inversores centrales y equipamiento destinado a ese tipo de solución; hoy, más bien lo que se está solicitando son inversores de tipo string inverter, de potencias relativamente altas en el orden de los 50 kW.

¿Cómo ven el inicio del MiniRen? ¿qué expectativas hay?

Estamos abiertos a todas las posibilidades y asistiendo a los clientes en todos los aspectos técnicos y comerciales que puedan surgir. Cuando estén disponibles oficialmente los pliegos y se vaya desarrollando el negocio, veremos el perfil de necesidades que va adoptando la demanda. Todo dependerá fundamentalmente de la propensión de los actores en invertir y del financiamiento disponible. Esta es la clave para ver cómo se van a cumplir esos cupos de potencia y el nivel de éxito que van a tener.

ABB tiene la oferta más completa del mercado, con productos de calidad y a un precio competitivo. La compañía cuenta con todo lo necesario para realizar un sistema fotovoltaico ya sea a nivel residencial, comercial, industrial o de producción de energía a gran escala. A excepción de los paneles fotovoltaicos y la soportería para los mismos, el cliente puede literalmente prescindir de otras opciones abasteciéndose en forma efectiva con productos ABB prácticamente en la totalidad de la instalación.

¿Qué es lo que se viene en Argentina?

Nosotros nos estamos preparando para MATER y generación distribuida. Tenemos una oferta abierta para atender a todos esos segmentos y tenemos pensado aprovechar nuestra diversidad de productos y expertise al máximo.