Considerando la dificultad que representa a las personas disminuidas visualmente tomar un colectivo, especialistas de la Universidad de Nacional de San Juan (UNSJ) proyectaron una garita para la espera de ómnibus exclusiva para personas ciegas.

Ideado por investigadores de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la UNSJ, este novedoso e inclusivo proyecto se trata de un refugio para esperar el colectivo, tal como lo conocemos en nuestra ciudad y alrededores, pero con la singularidad de que estará provisto de sensores que avisan por medio de señales de audio la línea del micro que se aproxima. El espacio cuenta además con rampas de acceso acordes para personas con movilidad reducida.

Tal como se lo concibió en su origen, es un refugio apto para cualquier ciudad, pero en especial para aquellas zonas semidesérticas, con vientos y temperaturas elevadas, como es el caso de la provincia cuyana. Con la meta principal de hacer un espacio accesible para las personas no videntes, se prevé también que el sistema de información se alimente con energía solar.

El diseño está pensado para utilizar en su fabricación materiales propios de la región. “La idea es que resulte económicamente sostenible para la Provincia, así no hay que importar materiales, y que respete la arquitectura local”, aclaran desde la UNSJ. El proyecto forma parte del catálogo de Concurso Nacional de Innovaciones Innovar 2014 y será financiado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.