Según el análisis de Bloomberg New Energy Finance, la expansión de las energías renovables está ayudando a reducir sus costes para producir electricidad. Una vez construidas, las plantas solares y las eólicas prácticamente no generan costos para producir energía eléctrica, mientras que las plantas de carbón y gas necesitan estas materias primas para producir electricidad.

El círculo virtuoso

Asimismo, se produce una especie de círculo virtuoso en el que parece que las energías renovables tienen todas las de ganar. A medida que las renovables ganan espacio en el mix energético de un país, el coste por megavatio de las plantas de carbón y gas sube ante la pérdida de los beneficios que produce la economía de escala.

Las ventajas de invertir en energías renovables van más allá del precio. Producir electricidad con ellas reduce las emisiones nocivas, mientras que la única contaminación que producen una vez en marcha es la visual.

La tendencia es clara a nivel mundial, explican desde Bloomberg. Las principales regiones del mundo están siendo testigos de como el coste de la electricidad producida con carbón y gas va a subir en la segunda mitad de 2016, mientras que el coste de las renovables seguirá disminuyendo.