La eólica representa hoy un 8% de la producción en la matriz energética de Brasil, ubicándola como tercera fuente de generación renovable por detrás de la hidroeléctrica y biomasa. Sin embargo, el último Boletín Mensual de Datos del ONS muestra que se alcanzó un récord histórico, el miércoles 19 de septiembre, en el que la energía eólica llegó a cubrir el 13,98% de la demanda del SIN. A partir de allí, empresarios estiman que podrá crecer medio punto porcentual más el año próximo y ubicarse como la segunda mayor al 2021.

El sector sigue creciendo y aquellos valores hasta podrían aumentar. Desde la Asociación Brasileña de Energía Eólica (ABEEólica), indicaron que este mes se superaron los 12.489,62 MW que el boletín de la ONS indicaba como capacidad instalada de energía eólica hasta el mes de septiembre. Ahora se alcanzaron específicamente 14,34 GW de potencia que suman 568 parques eólicos. Esto significa más de 7.000 aerogeneradores distribuidos en 12 estados.

En detalle, Río Grande del Norte es el Estado con la mayor capacidad instalada en esta tecnología con 3.948,3 MW distribuidos en 146 parques eólicos. Muy de cerca sigue el Estado de Bahía con 3.525,0 MW de potencia instalada en 133 usinas. Luego, con misma cantidad de parques (80) los Estados de Ceará y Río Grande del Sur cuentan con 2.048,9 MW y 1.831,9 MW respectivamente.

En menor medida, en el Estado del Piauí están en operación 55 parques eólicos que suman 1.521,1 MW. Otros cuatro estados que tienen entre 100 MW a 1.000 MW de potencia instalada son Pernambuco (781,3 MW entre 34 parques), Santa Catarina (238,5 MW entre 14 parques), Maranhão (220,8 entre 8 parques) y Paraíba (156,9 entre 15 parques).

Finalmente, tres otros Estados que cuentan con un solo parque agregan los 65,1 MW restantes. Se tratan de Sergipe (34,5 MW), Río de Janeiro (28,1 MW) y Paraná (2,5 MW).

A aquellos parques se agregarán otros 186 que sumarían 4,46 GW de potencia a instalarse hasta el 2024. Esto llevaría al sector a alcanzar unos 18,80 GW eólicos en territorio brasileño. Y considerando que estas cifras sólo incluyen datos de subastas ya realizadas y contratos firmados en el mercado libre entre privados, es necesario indicar que con el avance de negocios en el sector estos valores se elevarán.