En el mercado energético mexicano una nueva alternativa para sistemas de generación busca afianzarse. El almacenamiento a través de baterías, si bien no es algo nuevo, se renueva continuamente presentando mejores prestaciones y tecnologías más competitivas.

«Lo que no permite todavía el despliegue de desarrollos con baterías en México, son los pendientes de regulación en almacenamiento. Es necesario sobre todo definir los criterios para pagar por ese servicio», indicó Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE) en diálogo con Energía Estratégica México.

Por ello, representantes del sector renovable mexicano iniciaron conversaciones con la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Tras una buen recepción de los comisionados se inició un trabajo conjunto que al día de hoy lleva más de seis meses.

Los aportes, en principio, se realizaron a través de tres comités: técnico, regulación y remuneración. Luego, una siguiente fase –aún vigente– contempla reuniones periódicas y estudios específicos a cargo de una empresa consultora del exterior.

En conversación con Energía Estratégica México, Francois-Xavier Van Innis, coordinador del Comité de Almacenamiento de ASOLMEX, señaló que hoy México está entrando en la etapa más importante para definir cómo será la regulación y el mecanismo de remuneración.

Para poder avanzar, la empresa consultora contratada ya estaría realizando los estudios pertinentes a nivel de regulación; y, de acuerdo a la agenda que maneja el Gobierno, deberían presentarse los primeros resultados de su trabajo en este segundo trimestre del año.

“Hay mucha voluntad por parte de la CRE de mantener la agenda. Esta incluye terminar con los estudios de la consultora en mayo-junio y trabajar internamente los pliegos hasta presentar el marco regulatorio hacia final de 2019. Nosotros desde ASOLMEX confiamos en que esto se cumpla; y, por supuesto que nos gustaría acercar más consideraciones al regulador en caso de que se nos comparta un borrador antes de oficializarlo”, consideró Van Innis.

Entre los asuntos a poner en discusión se incorporan también los sistemas de baterías que pudieran instalar prosumidores. «El mercado de almacenamiento para generación distribuida todavía no detonó, esperamos que pronto este año se pueda reforzar el marco regulatorio a partir de las resoluciones que emita la CRE», expresó por su parte Arturo Duhart, coordinador del Comité de Generación Distribuida de ASOLMEX.

Ya la semana pasada el Comité de Almacenamiento se reunió con el organismo regulador y se espera que a mediados de mayo se realice un nuevo encuentro entre las partes para conocer los primeros avances del estudio de la consultoría.

En tanto, el empresariado insiste en que se compartan las ventajas que brindan las baterías en sistemas tanto ongrid como offgrid.

Leopoldo Rodríguez Olivé consideró que «aunque vemos todavía que las baterías no llegan a un nivel de precios como para ser competitivas para el almacenaje de grandes volúmenes de energía por varias horas, las baterías ya son rentables en aplicaciones de lo que llamamos servicios de auxiliares o servicios conexos para red, como reserva de corto plazo, para portación de regulación de frecuencia y regulación de voltaje, entre muchas otras funciones».

Por su parte, Arturo Duhart comentó que los emprendimientos pilotos se vuelven fundamentales en estos momentos «hay un proyecto en Baja California Sur de la firma Gauss Energía, que si bien aún no inició la construcción, resulta fundamental apoyar ya que está pensado para aliviar el estrés en la red de aquella zona».

Adhiriendo, Francois-Xavier Van Innis señaló que “hoy día este es un tema que reviste importancia empezar a tratar. En Baja California, en zonas donde el sistema es aislado, representa una necesidad el garantizar la disponibilidad de la energía. En otras partes del país donde hay integración en la red, es un tema de tener una red eléctrica más eficiente y confiable frente a variabilidades que puedan haber”.