Según un artículo publicado en el Guardian Newspaper el 1 de noviembre, la Dirección General de la Comisión Europea de Energía está preparando una enmienda a la Directiva de Energía Renovable, que cortará el «envío prioritario» – un sistema que prioriza la energía solar y eólica que alimenta la red de energía sobre otras fuentes de energía como el carbón o la electricidad nuclear.

«El envío prioritario es un pilar central de la revolución energética. Si esta prioridad fuera recortada, carbón y energía nuclear podrían bloquear la red y el acceso de la energía solar y eólica. Por dar prioridad a las centrales eléctricas de combustibles fósiles, perderemos toda posibilidad de alcanzar objetivos de clima en Europa y en el mundo», señaló Milan Nitzschke presidente de EU ProSun, una iniciativa conjunta de la industria de fabricación solar europea, que promueve la producción sostenible de energía solar.

El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, ha expresado su fuerte oposición a la Comisión Europea recientemente, indicando que es importante para Europa mantener el envío prioritario para las energías renovables.

Lea también: «Unión Europea necesitará 400 mil millones de dólares para alcanzar meta del 27 por ciento de energías renovables»

La eliminación de la prioridad de alimentación conduciría directamente a la incertidumbre de la inversión, dijo EU ProSun.

«La inversión en energías renovables como la solar se dañará significativamente si los inversores no pueden estar seguros que pueden alimentar o vender electricidad generada a la red. Además, socavará los incentivos para la industria de la energía tradicional para invertir en la fabricación de sus plantas de energía más flexibles y eliminará el interés de inversión en energías renovables. Esto también resultará en la necesaria reducción de la expansión de la red europea», dijo Nitzschke.

Hoy, Europa va significativamente detrás en la entrega de sus objetivos de energías renovables. La energía solar en particular no se ha recuperado todavía tras el colapso del mercado en 2012 y el decreciente apoyo político.

«La UE está efectivamente reduciendo sus objetivos de energía y clima, eligiendo cortar el envío prioritario para las energías renovables», concluyó Nitzschke.

Más información: http://www.prosun.org