Argentina, más precisamente en la localidad de Pico Truncado, en Santa Cruz, está cada vez más cerca de tener su primera estación de servicio con la capacidad de abastecer diariamente a 300 vehículos con combustible compuesto por un 80 por ciento de GNC y un 20 por ciento de hidrógeno. Aún espera por la conexión de un equipo con tecnología de punta, hecho a medida de la Planta, que podrá generar 100 m3 por hora y 50 m3 de oxígeno.

Fuentes vinculadas a la Asociación Argentina de Hidrógeno (AAH2) resaltaron en diálogo con energiaestrategica.com la necesidad de que esta prueba piloto a mediana escala comience a funcionar en nuestro país. “Se trata de una etapa que nos permitirá demostrar en la práctica la potencialidad del hidrógeno y es lo que no va a posibilitar empezar a formar recursos humanos prácticos”, consideraron.

Con un poquito de viento a favor se va a concretar la planta pronto”, anticiparon, por lo que no se descarta que en los próximos meses la estación de servicios entre en operaciones brindando esta particularidad a los usuarios con sólo una pequeña adaptación a sus vehículos.

Por otra parte, desde la institución subrayaron la importancia de que se comience a reglamentar la Ley Nacional de Hidrógeno, la 26.123, aprobada en 2006 pero sin regulaciones por parte del Poder Ejecutivo.

Puesta en funcionamiento la legislación, se destinarían partidas presupuestarias necesarias para que se consolidasen proyectos que “andan dando vueltas”, observaron.

Asimismo, tildaron de “brutal” a la potencialidad que tiene Argentina en cuanto a recursos naturales, lo cual con la reglamentación íntegra de la Ley 26.123 podría complementarse con tecnologías desarrolladas y la formación de profesionales avocados a su desarrollo.

En otro orden de cosas, desde la AAH2 lamentaron la muerte de Fausto Maranca, Presidente de la Cámara Argentina del Gas Natural Comprimido (CAGNC), quien será considerado como el precursor del combustible gaseoso en nuestro país y apoyaba fuertemente a la combinación del hidrógeno con el GNC. “Era un gran entusiasta”, recordaron.