Comunicado de Prensa

La Cámara Eólica Argentina (CEA), entidad que nuclea a las principales empresas de esta industria en el país, manifiesta su preocupación y rechazo ante la eventual creación de un gravamen al viento en la provincia de Chubut.

Este “impuesto al viento”, como se ha denominado, claramente, atentaría contra el desarrollo y fomento de la energía eólica en la Argentina.

En el que caso que se llegara a promulgar, un tributo de estas características vulneraría la seguridad jurídica sobre los contratos ya suscriptos y daría un mensaje negativo a las empresas que están considerando invertir en una actividad que recién comienza a desarrollarse en el país. Sin obviar, también, que sería un exceso en las facultades de una provincia crear tributos sobre un régimen nacional.

Si la provincia impulsase su aplicación, debe tener en claro que el sobrecosto que generará dicho impuesto se trasladará a los precios de los usuarios finales, en el caso del programa RenovAr, y de los privados, en los contratos MATER (Mercado a término de energías renovables). Claramente estaría perjudicando la estabilidad que debe imperar en los contratos y también a los consumidores.

No queremos dejar de manifestar también nuestro asombro de que sea Chubut, que impulsó la ley 27.191 de energías renovables a través del Senador Marcelo Guinle, el estado provincial que trate de impulsar este tributo que es contrario a esa ley.

Chubut no solo impulsó la Ley Nacional 27.191 por intermedio del Senador Marcelo Guinle, sino que se adhirió a la misma a través de la Ley Provincial XVII, N° 134, promulgada en julio de 2016, antes del lanzamiento del exitoso programa RenovAR. Por esta razón la provincia está obligada por ley a no imponer tributos o impuestos que afecten esta actividad hasta 2025.