La Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) tiene una representación significativa del sector productivo de Honduras. Los miembros del CCIC son parte importante del 70% PIB, que se concentra principalmente en la zona norte del país.

Desde hace unos años que el CCIC viene promoviendo medidas efectivas para que las empresas puedan generar ahorros energéticos y así disminuir sus costos productivos.

Uno de los enfoques del ingeniero Eduardo Facusse, presidente del CCIC, gira en torno a la democratización de las inversiones en energía, muy en línea con la generación renovable distribuida.

De allí que la reciente designación del exdirector ejecutivo de la Asociación Hondureña de Productores de Energía Eléctrica (AHPEE), el licenciado Kevin Rodríguez Castillo como director ejecutivo del CCIC sea clave para mayor despliegue de energías renovables en el segmento comercial e industrial.

Kevin Rodríguez Castillo

En conversación con Energía Estratégica, el flamante nuevo director ejecutivo del CCIC destacó que durante su gestión buscará “crear un ambiente para la generación renovable distribuida” para el sistema, para la demanda y para la oferta.

Al respecto, explicó que el sistema requiere mejorar la calidad del servicio y los precios. En el caso de la demanda es necesario contar con más herramientas para apoyar la inversión en generación renovable distribuida. Y, por el lado de la oferta se deben garantizar mejores condiciones a las empresas.

Inclusive reveló que grandes empresas generadoras de la región han iniciado conversaciones con miembros de la junta directiva del CCIC para convertirse en miembros activos e influyentes de las próximas iniciativas prorenovables que desde allí se promuevan.

Para las renovables a gran escala, una prioridad será requerir un marco favorable para el despliegue de proyectos de envergadura que sean competitivos en licitaciones. Y por el lado de segmento comercial e industrial el desafío involucrará atender políticas de incentivos y regulación pendiente que permita acelerar la adopción de estas alternativas de generación.

“Aún se debe definir algunas cosas como medición bidireccional, el VAD, el valor de la inyección de energía y más”, advirtió Rodríguez.

No obstante, se mostró positivo con respecto al despliegue de estas alternativas de generación entre miembros del CCIC: “con el progresivo avance de la generación renovable distribuida podremos reducir pérdidas e incrementar la producción desde el usuario bajando la presión en los costos y la demanda”, expresó.

¿Resurge el apetito inversor tras los anuncios de impulsar 700 MW en Honduras?