De acuerdo a un informe publicado por BloombergNEF durante el mes de abril de este año, el costo nivelado de energía (LCOE, por sus siglas en inglés) para los sistemas de almacenamiento de baterías, con duraciones de cuatro horas, es de 150 dólares por MWh.

Estos valores reflejan una caída en los precios del almacenamiento de energía a la mitad de lo que costaba a principios del 2018. Según el informe citado, esto se debe no sólo al aumento en la escala de los proyectos, sino al desarrollo del mercado y mejoras en la eficiencia de la tecnología.

Fuente: BNEF

El documento señala además que en China el costo promedio de proyectos de almacenamiento es aún menor. Indica que allí los precios rondan los 115 dólares por MWh, debido a la proximidad de los desarrolladores a la cadena de suministro de equipos y al uso más extendido de productos químicos LFP (fosfato de litio y hierro).

Como complemento, el informe de BNEF destaca una caída en el precio de la energía solar fotovoltaica. Señala que el costo nivelado de energía (LCOE) para el primer semestre del 2020 rondó los 39 dólares por MWh, pero advierte que algunos de los proyectos fotovoltaicos financiados en los últimos seis meses podrán alcanzar un LCOE de 23 a 29 dólares por MWh, suponiendo rendimientos competitivos para sus inversores.

El documento precisa que los emprendimientos más eficientes en cuanto a precio se ubicarán en Australia, China, Chile y los Emiratos Árabes Unidos, e irán reemplazando paulatinamente plantas de energía fósil ubicadas respectivamente en cada país.

A partir de la optimización de cada tecnología, empiezan a aparecer experiencias en el mundo de proyectos solares fotovoltaico junto a almacenamiento a partir de baterías, soporte que logra reducir la intermitencia de esta fuente de energía limpia.

En Latinoamérica son escasas las experiencias de este tipo de emprendimientos. Uno de los más significativos tiene que ver con la central fotovoltaica de 25 MW, Aura Solar III, de la empresa Gauss Energía.

La planta, ubicada en la ciudad mexicana de La Paz, estado de Baja California Sur (uno de los sitios con irradiación más altos del país: 5,8 kWh/m2 al día), desde mayo del 2019 comenzó a generar energía junto a un soporte de 10 MW de batería de iones de litio.

En estos momentos, Ecuador está impulsando el desarrollo, construcción y concesión del proyecto Conolophus mediante una subasta.

Se trata de una obra que comprende la construcción de una central fotovoltaica de 14,8 MWp de potencia, con una capacidad de almacenamiento de 40,9 MWh en baterías.

Además, contempla la construcción de una subestación de seccionamiento para conectar a la central con la línea de interconexión Baltra – Santa Cruz la implementación del segundo circuito de la línea de subtransmisión a 34,5 kV del Sistema de Interconexión Baltra–Santa Cruz y la implementación de un Sistema de Control Central de Microred que garantice la estabilidad del sistema eléctrico.

El martes 16 de junio pasado, el Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables de Ecuador confirmó la apertura de la convocatoria y el comienzo de la entrega de documentos de precalificación y presentación de formularios hasta el 17 de julio.

En estos momentos se está desarrollando el período de precalificación, que durará hasta el viernes 31 de julio.

La adquisición de documentos del Proceso Público de Selección (PPS) tendrá lugar desde el martes 4 hasta el viernes 7 de agosto. Se espera que la presentación de ofertas sea realizada del jueves 5 de noviembre al lunes 21 de diciembre.

Cronograma Ampliado del Proceso Público de Selección para el proyecto fotovoltaico con almacenamiento Conolophus. Fuente: Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables

El proceso de selección prevé que la empresa ganadora suscriba un contrato regulado para venta de energía con las empresas distribuidoras locales.

El proyecto fotovoltaico Conolophus permitirá reducir el consumo de combustible diésel para la generación de energía en las islas Baltra y Santa Cruz, para lo cual aprovechará el recurso solar existente en el archipiélago de Galápagos y dotará de electricidad a la población de la zona, garantizando las condiciones de calidad, seguridad y confiabilidad del servicio eléctrico.

La ejecución del Proyecto Conolophus evitará la emisión de unas 16 mil toneladas de CO2 al año, por el desplazamiento de generación térmica de la Isla Santa Cruz, gracias al aprovechamiento de fuentes renovables de energía. La convocatoria surge desde la iniciativa Cero Combustibles Fósiles en Galápagos, con lo cual el Gobierno ecuatoriano afianza su compromiso de proteger a las Islas Encantadas, Patrimonio Natural de la Humanidad.