De cara a la vigesimosegunda Conferencia de las Partes (COP 22), que tendrá lugar del 7 al 18 de noviembre, en Marrakech, Marruecos, el Gobierno nacional conformó a principios de año un Gabinete Nacional por el Cambio Climático.

Se trata de un organismo de articulación institucional integrado por 12 ministerios del Gobierno nacional e instituciones especializadas con injerencia sobre el medioambiente y las energías limpias.

La meta de este grupo es mejorar las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs, por sus siglas en inglés) de Argentina que elaboró la administración kirchnerista y se presentó en el acuerdo de París, Francia, firmado en la COP 21.

A saber, la anterior gestión se comprometió en sus NDCs a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en un 15 por ciento hacia 2030, como escenario incondicional. Y se propuso redoblar la apuesta, aumentando su compromiso a un 30 por ciento, en el caso de obtener financiamiento externo. La propuesta fue criticada por distintos sectores, entre ellos miembros de la actual administración, por tratarse de “poco ambiciosa”.

En consecuencia, con el afán de mejorar los objetivos y llevar un proyecto superador a la COP22, el Gobierno, a través del Gabinete Nacional por el Cambio Climático, invitó a participar a distintos actores a reuniones denominadas “mesa ampliada”. En total se llevaron a cabo dos encuentros durante este año.

Lea también: «Argentina se prepara para captar la atención de ‘fondos verdes’ en la COP 22»

Uno de los mecanismos que encontró el ejecutivo para avanzar en medidas que tiendan a reducir las emanaciones de impacto ambiental fue enviar formularios a los participantes para que elaboren y compartan sus propuestas.

En tal caso, la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) realizó algunas sugerencias preliminares.

Entre ellas, la entidad apunta a establecer un marco regulatorio que permita a usuarios particulares la conexión a red eléctrica en todo el territorio nacional, habilitando su conexión a media y baja tensión en ámbito urbano y periurbano.

Como objetivo, la CADER propone hasta 5.000 MW instalados, menos de 10 Twh de generación anual, en 2030.

Asimismo, sugieren generación eléctrica con renovables conectada  a alta tensión. Hasta 20.000 MW instalados de energía solar (alrededor de 40 TWh de generación anual) en 2030; hasta 15.000 MW instalados de energía eólica (alrededor de 50 Twh de generación anual) en 2030; y hasta 4000 MW instalados de bioenergías -biomasa-biogás- (menos de 15 TWh generados anualmente) en 2030.

En lo que respecta a biocombustibles, la Cámara propone el desarrollo de un programa nacional de Bioenergía que incluya al biodiesel y bioetanol en función del uso del suelo en el largo plazo y de criterios de sostenibilidad ambiental y social.

Lea también: «Reporte Ejecutivo de CADER: “generar energía renovable cuesta 6 veces menos que con combustibles fósiles importados”»

Además, proyectan: Cogeneración con biomasa para la industria y medidas de eficiencia en electrodomésticos.

En diálogo con energiaestrategica.com, Roque Pedace, es Magíster en Política y Gestión de la Ciencia y la Tecnología e investigador en política climática y energética de la Universidad de Buenos Aires (UBA), quien se encuentra colaborando con CADER en este tema, señala que alguna de las ideas son “el resultado de  la actualización de trabajos anteriores de CADER sobre escenarios eléctricos y de gas natural , en su experiencia de participación en la Contribución Nacional presentada en 2015 y en otros procesos relevantes de carácter nacional e internacional”.