La votación del miércoles en el Palacio Legislativo de San Lázaro se dio por concluida con 289 votos a favor, 152 en contra y una abstención, y bajo la negativa del Partido Morena (grupo político del gobierno de turno), de ceder ante algún cambio al cuerpo del proyecto. Resta que el Senado discuta sobre la propuesta en un plazo menor a treinta días. 

Energía Estratégica contactó a Hernán Salinas Wolberg, Diputado Federal por parte del Partido Acción Nacional, para que aporte su opinión sobre la resolución de la Cámara y las consecuencias a futuro: 

¿Cómo fue el desarrollo de las sesiones?

Lo que pasó ayer en la Cámara de Diputados ya lo esperábamos. Morena y sus aliados, los partidos afines al presidente de la República, concretaron la reforma tal y como la planteó Andrés Manuel López Obrador

Fue exactamente en los mismos términos que envió el presidente, aún cuando la opinión de los expertos y especialistas eran de rechazo al contenido de esta iniciativa y que anticiparon graves consecuencias que tendría para el país y la generación de energía para el mercado eléctrico mexicano. 

Todo esto no les importó a los legisladores de la mayoría y prácticamente subieron a tribuna todos con el mismo discurso para posicionarse a favor con más mensajes con una alta carga ideológica que argumentos económicos y técnicos para fortalecer. 

Los Diputados de la oposición repetimos y dejamos claro los argumentos que escuchamos de expertos y actores del sector que señalan que una vez que esta reforma sea ley, tendremos un duro golpe a la generación de energía. Además existe la posibilidad de alza de tarifas, pero principalmente que la generación de energía en México sea más ineficiente, más cara y aún más contaminante. 

¿Qué otras consecuencias puede acarrear?

Vamos a sumir al sector en una crisis de legalidad y constitucionalidad, porque vendrá una ola de recursos jurisdiccionales a través de amparos, acciones y controversias de inconstitucionalidad. 

Esto generará que no haya inversión en el sector y esa falta de inversión nos puede traer problemas para abastecer de energía suficiente al país. Esto tendrá un fuerte impacto en la economía que puede retrasar la recuperación en el contexto de pandemia que vivimos. 

¿Es posible que llegue a la Suprema Corte de Justicia de la Nación?

Es inevitable. Habrán acciones de inconstitucionalidad y amparos que en última instancia resolverá la SCJN. Es un clima de incertidumbre para la inversión en el sector. 

Hasta que haya una definición, puede tardar un año o año y medio. Y una industria como esta, con la zozobra legal por tanto tiempo, significa que los proyectos que estaban por iniciar, no lo harán y otros tendrán un replanteamiento. 

¿Y cómo afecta a los tratados internacionales?

Corremos el riesgo de que se nos señale de romper o transgredir acuerdos internacionales, tanto en manera ambiental como comercial. Es decir, de que se le denuncie a arbitrajes internacionales y otros espacios por violaciones a estos convenios. Y es una dificultad que el Estado mexicano deberá afrontar. 

Ante esta situación. ¿Qué oportunidades pueden tener las energías renovables en el país?

Me queda claro que las energías limpias y renovables llegaron a México y al mundo para quedarse. Un presidente, movimiento o partido, no puede detener una tendencia mundial que va hacia una dirección. 

Cuando pase este gobierno, volverán a surgir con renovada fuerza que aprovechen las características geográficas de México. Habrá un retraso en lo que falte de este sexenio y hasta que haya un cambio de administración, pero no me quedan dudas que México avanzará en la dirección de abrazar a las energías renovables. Lamentablemente tardaremos más por decisión de este gobierno. 

¿Cree que el pueblo mexicano puede hacer denotar un malestar en las próximas elecciones? 

Esperaría que sí, que la ciudadanía se diera cuenta de las consecuencias negativas. Sin embargo, hay que recordar que el presidente es un especialista en manipular información. 

Lo que no se dice es que con esta reforma, el alza de precios y las consecuencias negativas se pueden ver de dos maneras: O un alza en los recibos que pagamos directamente los usuarios, o bien de manera indirecta financiando un mayor déficit o subsidio a la energía. 

Lo que puede pasar es que AMLO manipule la información y resultados de esta reforma en el corto plazo. Aunque espero que los ciudadanos se informen bien y que se manifieste en las urnas, pero es un tema que estará por verse.