México ya supera los 570.20MW de capacidad instalada en sistemas de generación distribuida, de acuerdo con cifras de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) correspondientes al primer semestre del año 2019.  

Es indudable el crecimiento de este rubro en los últimos diez años, ya que en 2009 sólo se registraban 0.15 MW provenientes de apenas 45 contratos de interconexión a la red. Es preciso considerar además a aquellas instalaciones fuera de la red que hoy permiten que más mexicanos tengan acceso a energía limpia y sostenible. 

A este último nicho es donde principalmente apuntan empresarios asiaticos atentos a la creciente demanda del país a precios cada vez más competitivos. Su propuesta para este mercado es surtir paneles solares y baterías para usuarios en zonas rurales. 

En conversación con Energía Estratégica Kusumura Leveau Wagner, director de  KYOKUTOH SA de CV 極東INC代表 precisó que quiere ubicar productos asiaticos “nuevos y seminuevos” en este mercado como una alternativa económica para usuarios sin acceso a la electricidad. 

“Debido a los retrasos en el desarrollo de la infraestructura eléctrica, garantizar energía es un desafío para el crecimiento económico estable de muchos países. Se estima que la demanda de electricidad en América Latina será más del doble que la del  2008 en el 2030, y se ha señalado que es necesario expandir en gran medida las nuevas instalaciones de generación de energía para satisfacer esta demanda”, advirtió.

Entre su oferta para la región, Kusumura Leveau ya confirmó acuerdos comerciales con la firma china Sunkey para ofrecer sus baterías de ácido y paneles solares nuevos que van desde los 280-320 watts a 380-400 watts.

Adicionalmente, avanza en conversaciones con una firma japonesa para integrar otras tecnologías para baterías y distribuirlas en la región, como así también con otras empresas para distribuir paneles seminuevos de marcas también japonesas como Mitsubishi, SHARP, CHOSHU, KYOCERA, SOLAR FRONTIER, SANYO y SHOWA CELL. 

Para el próximo año, este emprendedor se aventura a proyectar obtener 1 millón de dólares en ventas y para ello seduce a distribuidores y comercializadores del mercado mexicano con la intención de confirmar un socio estratégico local.    

“Queremos ser para nuestro socio una ventana de ventas desde Asia hacia América Latina y el Caribe. México será estratégico para posicionar nuestros productos competitivos y desde este mercado maduro llegar a otros países en la región”.