Julio Cobos, referente de la UCR, introdujo en la Comisión de Energía y Combustibles de la cámara baja un proyecto de ley – expediente  3317-D-2015 – con el objetivo que todas las lamparitas de las rutas, autopistas, colectoras, caminos o calles, espacios al aire libre, parques, plazas, estadios, estacionamiento, puertos marinos o fluviales, aeropuertos, que sean jurisdicción nacional, utilicen energías renovables para su alimentación.

En caso de no tener asegurada la energía eléctrica por las fuentes eólicas o solar, el legislador plantea que “se deberá realizar un sistema combinado con la proveniente de fuentes tradicional”. Para este proceso de transformación, pone como plazo 10 años.

Los inmuebles declarados históricos deberán estar previamente autorizados por la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos.

“En la última década nuestro país duplicó su consumo energético debiendo importar el 10 por ciento de su demanda, lo que plantea la necesidad seria de un vuelco hacia una matriz energética diversificada para lo cual Argentina tiene amplias posibilidades; debemos tener en cuenta la obtención de energía eléctrica a partir de fuentes alternativas renovables, tales como hidráulica, eólica, solar, geotérmica, biomasa, mareomotriz”, sostiene.

Frente a los argumentos críticos contra las energías alternativas que cuestionan los altos costos de inversión, Cobos se pregunta: “¿Que importe le adjudicamos a no contaminar el medio ambiente, con todas las ventajas que esto tiene?.

El año pasado, el diputado presentó una propuesta para regular la inyección de energía renovable a la red por parte de usuarios. Con esta iniciativa, vuelva a instalar el tema: “el autoconsumo no solo genera ahorro para quien produce y se autoabastece, sino que beneficia al resto de la sociedad”.

Para trabajar en forma mancomunada, Cobora concluye invitando a los gobiernos provinciales, municipios y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherirse a la propuesta.