“Estamos corrigiendo la versión final de la traducción del perfil de proyecto definitivo”, cuenta a energiaestratégica.com, Alejandra Cau Cattán, directora del área de Desarrollo de Energías Renovables y Eficiencia Energética de Jujuy.

La funcionaria calcula que es probable que durante lo que resta del mes el ambicioso programa solar que se propone desarrollar la provincia sea enviado a Songdo, República de Corea, donde se ubica la sede del Fondo Verde para Clima (FVC).

Se estima que entre los meses de abril y mayo podría entrar en discusión el proyecto jujeño. De aprobarse, se liberarían fondos pero no para el desarrollo del proyecto total, sino para el inicio de investigaciones pertinentes que aseguren su viabilidad. De superarse esa instancia, luego la Provincia del gobernador Gerardo Morales gestionaría nuevos montos para, ahora sí, la concreción del proyecto.

¿En qué consta? Por un lado, el desarrollo de un Clúster Solar, compuesto desde pequeños y medianos empresarios y proveedores hasta empresas de mayor envergadura de carácter público-privadas.

Por otro lado, se apuntará a generar la demanda de equipos solares, ya sean térmicos o eléctricos, como para garantizar la viabilidad del Clúster. Para ello, se propone campañas de difusión y concientización en la utilización de estos sistemas renovables y herramientas financieras que faciliten la adquisición de equipos.

Lea también: “Argentina se prepara para captar la atención de ‘fondos verdes’ en la COP 22”

Por último, se buscará sumar a esta dinámica el concepto de eficiencia energética. “No hay formas de aprovechar correctamente las energías renovables si no impulsamos medidas que tiendan al cuidado de la energía”, analiza Cau Cattán.

“Estamos confiados que se va a aprobar esta primera etapa”, enfatiza la directora de Energías Renovables y Eficiencia Energética.

Sobre el Fondo Verde para el Clima

El Fondo Verde para el Clima (FVC) se creó durante la COP21 (noviembre del 2015) en París, Francia y fue diseñado para entregar fondos a partir de objetivos concretos:

  • Señalar la forma más clara posible a los países, las entidades acreditadas, desarrolladores de proyectos y otras partes interesadas qué tipo de proyectos o programas busca financiar el fondo.
  • Soportar de manera eficiente la preparación de proyectos y programas que serán presentados en el fondo.
  • Permitir al Grupo de Evaluación Técnica (TAP) y a la Secretaría del FVC hacer evaluaciones comparables de manera abierta y transparente.
  • Dar claridad a la junta directiva sobre las bases usadas por la Secretaría y el TAP para proveer recomendaciones a la primera sobre decisiones de financiación.