En el último día del año, la Central Termoeléctrica Tarapacá, de la empresa Enel, finalizará sus operaciones cumpliéndose un nuevo hito en la descarbonización del país. La planta de 158 MW, inaugurada en enero de 1999, se desconectará definitivamente del Sistema Eléctrico Nacional el martes 31 de diciembre.

En el acuerdo de retiro de centrales a carbón suscrito por el Gobierno y las empresas a mediados de este año, el cierre de Tarapacá estaba previsto para mayo de 2020. Pero la compañía, en consulta con el Gobierno, resolvió anticipar el cierre definitivo para diciembre de 2019.

El jefe de la cartera, Juan Carlos Jobet, valoró la iniciativa en uno de los principales ejes de su gestión: “Este fue un año que para nuestro sector ha estado marcado por la búsqueda de acuerdos y consensos para avanzar hacia una matriz energética más sustentable, primero con el acuerdo público privado que llevó al Plan de Descarbonización de la Matriz Energética, y al reciente anuncio de cuatro nuevas centrales que adelantarán su plan de salida, especialmente en zonas industrialmente saturadas”.

“Estamos confiados en que el próximo año seguiremos avanzando en esta transición energética siguiendo con nuestro liderazgo regional”, concluyó la autoridad.

La seremi de Energía, Ximena Cancino, también valoró la iniciativa: “El cierre de la central pone a la Región de Tarapacá a la vanguardia de la transición energética nacional, tomando además en consideración temas sociales, como el movimiento de los puestos de trabajo”

El plan «Energía Zero Carbón», estructura un retiro programado de las centrales termoeléctricas del país y la descarbonización total de la matriz energética nacional para el año 2040, con los objetivos de reducir las emisiones de efecto invernadero y potenciar la generación de energías renovables.

Cabe recordar que hace menos de un mes el ministro Jobet anunció que se adelantará respecto del plan original la salida de 4 centrales a carbón que representan 700 mw. Se trata de las centrales ubicadas en Mejillones (CTM1 y CTM2) de Engie, con una capacidad total de 334 megawatts, que se suman a la primera fase; y Ventanas 1 y 2 de AES Gener, con una capacidad de 340 megawatts. El Gobierno acelerará cambios regulatorios e inversiones en transmisión para viabilizar dichos cierres.