Ayer, el Ministerio de Energía hizo un evento sobre el balance de gestión 2018-2022. Uno de los interrogantes planteados por el público tuvo que ver con los desafíos que le quedarán en materia energética a Chile para los próximos 4 años.

“Tenemos varios”, señaló el titular de la cartera, Juan Carlos Jobet. “El primero –opinó- es que cuidemos lo que hemos hecho y mantengamos la visión común sobre el sector energético como una política de Estado”.

De este modo, el funcionario sugirió al gobierno entrante de Gabriel Boric de continuar y profundizar las políticas desplegadas desde el 2018.

En concreto, Jobet destacó la gran incorporación de fuentes de energías renovables a la matriz eléctrica cuyo fin último es alcanzar la Carbono Neutralidad al año 2050.

A enero de este año, Chile registra una matriz eléctrica compuesta en un 33% de fuentes de energías renovables no convencionales: 9.439 MW sobre 28.159 MW totales.

En esa línea, el ministro precisó que hay 409 proyectos en construcción, por 11.841 MW, la mayoría de ellos correspondientes a energías renovables no convencionales. Dentro de esa proporción, también se destacan líneas de transmisión, que en conjunto recorrerán 1.140 kilómetros.

Además, Jobet recordó que estos proyectos vienen para reemplazar las 28 centrales a carbón (por 5.000 MW) que deberán cerrar todas al año 2040, aunque se está adelantando la meta para el 2030. Hasta el momento, indicó el funcionario, se retiraron 5. Según el cronograma, el 65% de las centrales cerrarán al 2025.

Por otra parte, el funcionario puso como segundo eje uno de corto plazo: atender la exigencia que está generando al sistema eléctrico la fuerte sequía, que debilita las reservas hidroeléctricas.

“El trabajo conjunto de todos los actores va a ser esencial para poder seguir llevando la energía a todos los hogares en los próximos meses”, observó al respecto.

Finalmente, Jobet remarcó que, para continuar fomentando el crecimiento de las energías renovables variables, habrá que preguntarse “cómo incorporamos flexibilidad al sistema”: complementando la energía eólica y solar con otras de base, incorporando almacenamiento a partir de baterías y desarrollar la capacidad de transmisión permitiendo mayor resiliencia.

Hidrógeno verde

Durante el Balance 2018-2022, Jobet manifestó que la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde se pone “metas muy ambiciosas” pero que durante el 2020 y 2021 se llevaron a cabo iniciativas en busca de poder lograrlo.

“Tenemos que tener 5 GW de capacidad de electrólisis en desarrollo al 2025; ser el productor de hidrógeno verde más barato del mundo al 2030; ser uno de los mayores exportadores al 2040”, recordó el ministro de Energía.