Javier Campillo, director del IPSE: «La reindustrialización de Colombia es la clave de la Transición Energética Justa»

En el marco del Foro de la Universidad Javeriana “Colombia 2040: Oportunidades y Desafíos en Ingeniería, el director del IPSE destacó la necesidad de transitar de una economía extractivista a una economía productiva, bajo un principio de gradualidad, soberanía y confiabilidad.

En el marco del Foro de la Universidad Javeriana “Colombia 2040: Oportunidades y Desafíos en Ingeniería”, el director del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas- IPSE-, Javier Campillo, participó como panelista para exponer la línea que tiene la Transición Energética Justa a la que le apuesta el Gobierno del Cambio.

“Tal como se plantea en el programa de Gobierno, debemos transitar de una economía extractivista a una economía productiva, bajo un principio de gradualidad, soberanía y confiabilidad, los cuales buscan sustituir progresivamente las fuentes energéticas fósiles por unas menos contaminantes como las renovables, con el fin de diversificar la matriz energética y asegurar la soberanía de la misma en el país”, explicó Campillo.

En el panel de Transición Energética también participaron Francesco Bertoli, responsable de infraestructura y redes de Colombia ENEL; David Ospina, director de Planeación Financiera de DIELCO, Juan Daniel Rueda, gerente de Nuevas Energías de Terpel; y moderó Diego Patiño, director del Departamento de Ingeniería de la Universidad Javeriana.

“Colombia tiene un reto a 2040 y es la reindustrialización de nuestro país, que es la clave de la Transición Energética Justa.  Debemos cambiar ese modelo de importar y repensarnos el país para comenzar a fabricar. No vernos como usuarios de energía sino como desarrolladores de ella. Tenemos un gran potencial en de energías renovables no convencionales y  el camino es el trabajo articulado e inclusivo entre el sector público, privado, académico y las comunidades”, afirmó el director del IPSE.

El funcionario hizo énfasis en que uno de los pilares de la Transición Energética Justa es la inclusión participativa e incidente de las comunidades que viven en las zonas más apartadas y olvidadas del país. El objetivo es impactar en el desarrollo territorial a través del impulso de proyectos productivos locales que generen un crecimiento orgánico.

“¿Cómo le brindamos el servicio a aquellas familias que aún no cuentan con energía eléctrica? Las Comunidades Energéticas son un buen ejemplo de lo que se puede hacer poniendo los recursos distribuidos al servicio de estas poblaciones”, agregó el gerente de Nuevas Energías de Terpel.

Por su parte, el director de planeación de DIELCO expresó: “hay que invertir en la reindustrialización del país para atacar la pobreza, hay que llegar a las regiones con empleo, se debe hablar de equidad energética y aumentar la productividad nacional para llegar a mercados internacionales”.

“Tenemos previsto invertir en Colombia 7 billones de pesos en los próximos 3 años en nuevos proyectos renovables y modernización de las redes. Acabamos de presentarle a la UPME que solo en el departamento de Cundinamarca tenemos 6 mil megavatios de potencial solar atrapado, porque requiere una inversión en redes. Para desencadenar se requiere crear nuevas subestaciones.  Son datos importantes que demuestran el desafío para entidades privadas y públicas, y academia”, afirmó el responsable de infraestructura y redes de Colombia ENEL.

Entre las conclusiones finales se expresó que a Colombia le queda un reto enorme que debe ser entre sectores privado, público y la academia, que lleve al país a una transición justa, equitativa e incluyente que promueva un modelo sostenible de desarrollo económico del país.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *