¿Cómo surge el proyecto Itasol?

Itasol es una empresa especializada en el diseño y construcción de plantas de generación de fuentes renovables.

Con el correr del tiempo fuimos conformando un equipo de profesionales con gran experiencia en el sector que nos ha permitido trabajar en interesantes proyectos en Latinoamérica, encontrando gran satisfacción por parte de nuestros clientes.

Un punto muy interesante que queremos destacar es el el apoyo de proveedores de tecnologías referentes del sector que trabajan con Itasol, siempre con las certificaciones de integración de sus productos y costos diferenciales que nos hacen muy competitivos.

¿Cómo fue el proceso de expansión de la empresa?

Hemos trabajado intensamente para lograr que las obras de nuestros clientes puedan avanzar en los tiempos y condiciones previstas. Hoy podemos mencionar haber trabajado en plantas de generación de energía solar fotovoltaica, eólica, plantas de biogás, sistemas de transformación y transmisión, estaciones transformadoras y líneas de Evacuación en Alta Tensión y Media Tensión.

Y esto en un plazo de tiempo relativamente corto. Pero lo cierto es que Itasol se encuentra experimentando un proceso de expansión acelerado, al ritmo del mercado de las renovables en Latinoamérica.

¿Qué países siguen con mayor atención?

En los últimos dos años las necesidades del mercado de energías renovables nos han llevado a ampliar el alcance de nuestros servicios a otras regiones de Latinoamérica cómo ser Chile, Uruguay, Colombia y Brasil recientemente.

Para esto hemos desarrollado un gran equipo de profesionales que brindan los servicios principales desde nuestra casa central, en las áreas de ingeniería, ventas, compras y administración.

Luego cada sede local cuenta con sus recursos operativos para responder físicamente a los clientes y obras in situ.

¿Qué aprendieron sobre EPC de parques fotovoltaicos en Latinoamérica?

Un óptimo EPC de parques fotovoltaicos consta de cuatro aspectos principales. Cómo sucede en cualquier proyecto constructivo, la experiencia en las tecnologías y el tiempo invertido en la etapa de concepción y diseño son fundamentales.

Cualquier error que surja en esta esta etapa impactará en el rendimiento del parque al largo plazo, esto, con las consecuentes pérdidas de dinero que recaen sobre el dueño de la inversión.

Los errores se pagan caro..

Sí. Y los errores de diseño pueden llevar también a desperfectos en los equipos y riesgos para la seguridad del personal trabajando en el sitio.

¿Es común?

Hemos visto el impacto de errores de ingeniería en gran cantidad de parques de la región y sus costos asociados para el inversor.

¿Qué otras lecciones mencionarían?

En segundo lugar, un óptimo EPC está vinculado con la calidad de los materiales y tecnologías que se proveen en obra. Tienen un impacto en la productividad de mediano y largo plazo que muchas veces se menosprecia o desconoce.

¿A qué se refieren?

Por ejemplo, la calidad de los conductores. Si se encuentran mecánicamente protegidos, la calidad de las protecciones eléctricas y puntos de conexión también tendrán un impacto importante en el O&M futuro de la planta.

Otro aspecto clave es el conocimiento y compromiso de los supervisores de obra que intervienen en las diferentes etapas del proyecto. El compromiso del management de la empresa con los conceptos ligados a las buenas prácticas constructivas es fundamental para que quiénes sean los ojos de la empresa en la obra entiendan la importancia de prestar atención a los detalles.

Si bien el recorrido de las renovables en Latam no es tan antiguo, en ITASOL hemos captado recursos humanos que ya han hecho la curva de aprendizaje en este rubro para estar a la altura de las exigencias de los generadores líderes del sector.

Mencionaron cuatro aspectos…

Sí, finalmente y cómo se puede intuir de los puntos anteriores, para poder ejecutar con estos parámetros es fundamental contar con la convicción del inversor sobre estos aspectos.

El nivel de información y las herramientas brindadas por el dueño del parque al Epecista, sumados a la predisposición de invertir en portafolios de calidad, llevarán seguramente a un producto con altas prestaciones.

¿Cómo son las expectativas para este año?

Creemos que los mercados con mayor potencial en la actualidad son Chile y el Brasil. El primero se encuentra en una etapa más adulta de desarrollo pero aún con mucho atractivo en diversas escalas de proyectos. Brasil se encuentra en una etapa de expansión con inmenso potencial en proyectos de gran escala.

¿Qué segmento del mercado chileno? 

En una primer etapa nos hemos enfocado en el segmento de PMGD, dado que consideramos apropiada esta escala de proyectos para poner a funcionar nuestros procesos internos y la estructura operativa en Chile.

A partir de aquí creemos que tenemos una muy buena plataforma para empezar a afrontar proyectos más ambiciosos en línea a nuestra visión corporativa de ser una empresa líder del rubro en el mercado Latinoamericano.

¿Y más hacia futuro?

Los objetivos para el 2020 y 2021 son ambiciosos. En principio queremos focalizarnos en consolidar el equipo, fundamental para conseguir los objetivos que tenemos a largo plazo.

Por ende, nuestras inversiones están concentradas en generar un grupo de profesionales que dispongan de las mejores herramientas para llevar a cabo sus tareas, con el fin de posicionarnos de manera agresiva en los mercado que estamos desarrollando como Argentina, México, Chile, Colombia, Perú, Uruguay, y Brasil. Quizás en lo inmediato sean Chile y Brasil los más atractivos.