La empresa Itasol apunta a tener un rol protagónico en el desarrollo y oportunidades de la generación distribuida en Latinoamérica. Y una de sus estrategias es expandirse aún más en la región.  

Con sede principal en Argentina, pero también con operaciones comerciales en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, ahora la compañía “está próxima a desembarcar en los mercados de Centroamérica”.

Así lo aseguró Iván Crincoli, Presidente de Itasol, durante una ponencia destacada del webinar organizado por Latam Future Energy, Energía Estratégica e Invest in Latam

Además, el especialista señaló que “las dimensiones de mercado y de clientes cambiaron”, y que “muchas generadoras de gran porte ven la distribuida de proyectos de más de 500 kW, de envergadura y donde poner poco, además de donde hay que hacer un desarrollo tecnológico”. 

Esta idea concuerda con lo dicho por su colega, Franco Santarelli (CCO de Itasol) durante la propia Cumbre Latinoamericana de Generación Distribuida, ya que estamos se sienten “cómodos” con una escala de 3 a 9 MW, o de 500 kW para arriba. ¿Por qué? “Es donde se encuentran facilidades en cuanto a tamaños y a modularidad de los parques, y donde no se complica realizar la obra”, aclaró. 

Pero esta decisión de mirar hacia América Central por parte de la empresa no es la única en relación a la región, ya que las licitaciones de Chile y Colombia están próximas en el calendario: “Seguimos muy de cerca a todos los participantes de las licitaciones, trabajamos con los desarrolladores para acercar nuestro expertise en cada lugar”, declaró Santarelli.  

Crincoli amplió el análisis y notó un “crecimiento muy grande en Brasil y Chile”, además del “tsunami de oportunidades” en Colombia. Mientras que México, si bien tuvo un momento con cierta incertidumbre, “se está moviendo nuevamente”. 

Por otra parte, una de las cuestiones abordadas fue el tamaño de los proyectos, en donde ambos coincidieron en la idea de que dependiendo del país, cambian las escalas, y por ende, deben estar preparados para eficientar la cadena y estar alertas a las especificidades de cada territorio. 

“Los tamaños generalmente son los mismos, pero veo que los números tomaron formas diferentes. Se trata de eficientar toda la cadena, optimizar todos los costos operativos y de gestión, mejorar la operatividad”, opinó Crincoli. 

“Hay que estar actualizado para cada caso y tener buenos vínculos con aliados estratégicos para ofrecer la mejor solución en cada lugar. Eso es es el diferencial, tratar de innovar y no ir por una solución tan estandarizada porque al final del día se producen baja de eficiencia en cada proyecto”, expresó el CCO de Itasol.