De acuerdo al informe “Estadísticas de capacidad renovable 2019” publicado esta semana por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), México incrementó su participación de renovables registrando +2666 MW respecto a 2017.

Aquello suma un total de 22128 MW de capacidad renovable instalada en el país. Lo que duplica la tendencia de crecimiento de generación que entre 2011 y 2016 sólo sumaba de 400 a 1200MW al año.

En números desglosados por tecnología, la potencia renovable conectada a red a finales de diciembre alcanzó los 12642MW hidro, 4875MW eólicos, 2555MW solar, 1105MW bioenergía y 951MW de geotermia.

En detalle, según IRENA en el 2018 se incorporaron unos +1881MW solares (4 veces más capacidad solar que en 2017), +676MW eólicos, +83MW provenientes de bioenergías y, en menor medida, +26MW de geotermia. Mientras que, la hidroeléctrica no indicó crecimiento en referencia al 2017.

De allí, las tecnologías que se destacaron fueron eólica y solar. Mientras que los 4875 eólicos hacen referencia a parques terrestres (aún no hay energía eólica marina conectada a la red mexicana); en tanto, 2555 megavatios solares refieren en su mayoría (2.541 MW) a parques solares fotovoltaicos y sólo una pequeña minoría (14MW) corresponden a termoeléctrica solar (tampoco hay en México experiencias de parques solares flotantes conectados a la red).

Por su parte, de los 1105 MW correspondientes a bioenergía, unos 888 MW provienen de biocombustibles sólidos –865 MW bagazo de caña y los restantes 23 MW de otros residuos–. A ellos se suman 217MW de biogás.