Sebastián Kind logró el reconocimiento de organismos internacionales vinculados al mundo de la energía limpia, al punto que el “Programa RenovAr”,  aquel que logó seducir inversiones para proyectos de renovables de alta potencia por parte de compañías de todo el mundo, fue seleccionado como “Caso de Estudio” por el académico Henry Lee, profesor-director del departamento de ambiente y recursos naturales de Harvard Kennedy School (Estados Unidos), también ex Secretario de Energía del estado de Massachusetts.

Si bien para el cargo que aspiraba había jugadores con importante peso en sus plazas, había expectativas que el funcionario argentino quedara seleccionado. Sobre todo teniendo en cuenta que en mayo, pocos meses atrás, fue uno de los dos argentinos premiado por el Foro Económico Mundial como líderes mundiales sub 40. Solo seis latinoamericanos fueron galardonados con esta distinción.

Por lo que cuentan sus allegados, Kind tenía intenciones de formar parte de un espacio internacional de renombre en el sector como IRENA, a pesar de que tendría que pasar largas horas de su vida en Abu Dhabi y viajar por todo el mundo.

Descontando la Secretaría de Energía, hoy en manos de Javier Iguacel – cercano al Jefe de Gabinete Marcos Peña -, no tiene más espacio para seguir creciendo al interior del Gobierno. De hecho, Kind no es un cuadro político, tampoco del riñón de Cambiemos.

Empresarios del rubro que lo conocen entienden que la incorporación a IRENA hubiese sido una “salida elegante” ante un Gobierno que no promete demasiada expectativa para el rubro en el corto plazo – al menos para grandes emprendimientos – debido  a la demora del plan de ampliación del sistema de transporte, cabe aclarar, ajeno a su responsabilidad. Menos todavía en un contexto económico de recesión.

Solo quedan perspectivas en lo inmediato para empresas medianas y pequeñas por la subasta “Miniren”, planificada para emprendimientos de hasta 10 MW. También como consecuencia de la reglamentación de la generación distribuida: promete 1.000 MW hacia 2030, según el borrador del Decreto Reglamentario que accedió Energía Estratégica, próximo a publicarse oficialmente.

En su interior, Kind siente que ya hizo demasiado por la industria: partiendo de prácticamente nada, lleva adjudicados 6.000 MW entre el Programa RenovAr y el MATER. De estos, aproximadamente 3.000 MW – 86 emprendimientos entre todas las tecnologías – se encuentran en construcción.

Recientemente, el Subsecretario anunció que estirará la fecha de entrada en operación comercial de los emprendimientos demorados, intentando consolidar las propuestas de inversión de la Ronda 2, azotadas por las corridas financieras.

Estos números generales sorprendieron a los empresarios extranjeros que conocieron sobre la plaza local en la feria eólica en Hamburgo, Alemania, desarrollada días atrás. Así contaron los industriales locales que viajaron al viejo continente.

¿Está garantizada su continuidad en la Subsecretaría? Propuestas para trabajar en el mundo privado no le faltan. Casualidad o no, el funcionario ha dejado crecer públicamente a otras figuras de su equipo como Maximiliano Morrone y Esteban Pérez Andrich, Directores Nacionales de Renovables.

“Ya pasó la etapa de vender el Programa RenovAr”, justifican fuentes cercanas su ausencia en congresos importantes, por caso, AIREC WEEK, desarrollado la semana pasada. Desde hace tiempo, las novedades se viven puertas adentro, en las oficinas de Paseo Colón, en la coqueta Ciudad de Buenos Aires.

Para ser justos, Kind no quedó entre los elegidos, en principio, por su carácter “técnico” y empresarial. No es falta de capacidad o currículum. Hasta habla perfectamente inglés, gracias a que se especializó en energía eólica en Inglaterra luego de estudiar en la UTN. «No era lo que buscaba el jurado del certamen», explicaron entendidos en la competencia.

En la práctica, IRENA funciona como una suerte de “Naciones Unidas” de las energías renovables, y por eso requiere como Director General una persona menos vinculada a los negocios y más a la geopolítica, la diplomacia.