12 de agosto 2021

Investigadores advierten que «el hidrógeno azul no tiene realmente ningún papel en un futuro sin carbono»

La organización Periodistas por el Planeta difundió un estudio que pone en debate el rol del hidrógeno azul en la transición energética.


Por Periodistas por El Planeta

La intensidad de los gases de efecto invernadero del hidrógeno azul es un 20% peor que la quema de gas natural para calefacción, según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Cornell y la Universidad de Stanford.

Los autores concluyen que «el hidrógeno azul no tiene realmente ningún papel en un futuro sin carbono. Sugerimos que el hidrógeno azul es mejor verlo como una distracción, algo que puede retrasar la acción necesaria para descarbonizar realmente la economía energética mundial”.

Los hallazgos de esta publicación se vuelven más relevantes a la luz del informe del IPCC, el panel intergubernamental de cambio climático de la ONU, que determinó que queda una ventana muy pequeña para evitar que la temperatura planetaria se dispare a un espiral incontrolable, para lo que se necesita una descarbonización profunda de verdad.

El estudio fue publicado en Energy Science & Engineering.

El hidrógeno azul, fabricado a partir de gas natural mediante la captura y el almacenamiento de carbono (CCS), ha sido aclamado por los políticos de todo el mundo como una solución energética limpia a los combustibles fósiles.

Las empresas petroleras y de gas argumentan que «el verde [el hidrógeno fabricado a partir de energías renovables] es el destino, pero llegaremos a él por una autopista azul», lo que indica que la inversión en hidrógeno azul debe ser lo primero en la transición hacia el hidrógeno verde.

Sin embargo, BloombergNEF estima que ya en 2030 el hidrógeno verde será probablemente más barato que el azul en todas las zonas geográficas. Esto contrasta con la tecnología de captura de carbono, que está tardando más de lo previsto en ampliarse, con una vergonzosa cantidad de proyectos fallidos y sólo 21 proyectos operativos en todo el mundo.

El estudio continúa señalando que hasta 2021 «sólo hay dos instalaciones de hidrógeno azul en todo el mundo que producen hidrógeno a escala comercial, una operada por Shell en Alberta, Canadá, y la otra por Air Products en Texas, Estados Unidos».

Muchas empresas de petróleo y gas ven en el hidrógeno una rampa de salida para sus negocios con la creación de una nueva economía del hidrógeno.

Esto ha levantado muchas dudas, con críticos de alto nivel como el fundador de BloombergNEF, Michael Liebreich, que sostiene que el hidrógeno de cualquier color es una táctica de distracción de las grandes petroleras y gasistas para retrasar la transición energética, y que sólo será necesario a pequeña escala para sectores específicos difíciles de descarbonizar.

Desde la Unión Europea hasta Australia, más de 40 gobiernos han publicado estrategias sobre el hidrógeno, muchas de las cuales promueven el hidrógeno limpio. Estados Unidos ha definido recientemente el «hidrógeno limpio» como el H2 fabricado de cualquier manera que emita 2 kg o menos de dióxido de carbono equivalente por cada kilogramo de hidrógeno producido, incluido el hidrógeno azul.

Japón calificó los Juegos Olímpicos de 2020 como las «Olimpiadas del Hidrógeno», pero hasta ahora los planes para demostrar una sociedad del hidrógeno han fracasado. Se espera que otros países, como el Reino Unido, lancen una estrategia sobre el hidrógeno en las próximas semanas, que probablemente incluirá el apoyo al hidrógeno azul.

Robert Howarth, coautor del estudio y catedrático de Ecología y Biología Ambiental de la Universidad de Cornell, ha declarado lo siguiente

«Los políticos de todo el mundo, desde el Reino Unido y Canadá hasta Australia y Japón, están haciendo costosas apuestas por el hidrógeno azul como solución líder en la transición energética. Nuestra investigación es la primera en una revista revisada por pares que expone la importante intensidad de las emisiones del ciclo de vida del hidrógeno azul. Se trata de una señal de advertencia para los gobiernos de que el único hidrógeno «limpio» en el que deberían invertir fondos públicos es el hidrógeno verde, verdaderamente neto, fabricado con energía eólica y solar».

1 Comentario

  1. Hernán Martens

    No hay duda que el camino debe ser el H2 verde. Argentina una vez más está perdiendo el tren, tenemos una vaca viva y seguimos apostando por la muerta. La Patagonia tiene el potencial necesario para responder a la demanda de Alemania y Japón (ambos no están en condiciones d e satisfacerla demanda proyectada para el 2030) .
    ConCienciaPolitica ha presentado un proyecto de Ley que establece liberar del pago de los impuestos al menos por tres (3) años a los proyectos que produzcan H2 verde para exportación.. Esto se basa que la no existencia de las empresas obviamente no genera ingresos ; la instalación y puesta en marcha de la empresa generará fuentes de trabajo y motorizará la cadena de valor Luego y paulatinamente se recogerán los frutos.
    Las reservas de vaca muerta deben orientare a la industria petroquímica.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com