El informe «Tendencias mundiales en inversiones en energías renovables 2016«, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Unep), también señaló que las inversiones en el sector en 2015 duplicaron las realizadas el mismo año en plantas de carbón y gas.

De los 286.000 millones de dólares que fluyeron a las energías renovables, 266.000 millones fueron para generación mientras que otros 20.000 millones tuvieron como destino investigación y desarrollo.

Los 286.000 millones de dólares invertidos en 2015 fueron un 3 por ciento más que la cifra destinada el año anterior y permitieron añadir 134 gigavatios, frente a los 106 en 2014 y 87 en 2013.

El informe también señala que se está produciendo «un cambio estructural» dado que en 2015 la capacidad de generación añadida por renovables superó la nueva capacidad añadida por fuentes convencionales.

Y aunque las energías renovables, excluidas las grandes centrales hidroeléctricas, siguen siendo sólo un 16,2 por ciento de la capacidad generadora global, el informe dijo que la cifra sigue en aumento.

El director ejecutivo de Unep, Achim Steiner, declaró en un comunicado que «las energías renovables están siendo cada vez más importantes para nuestro estilo de vida de bajas emisiones de carbono y las inversiones récord de 2015 son más prueba de esta tendencia«.

«Lo que es también importante es que en 2015, por primera vez, las inversiones en energías renovables fueron más elevadas en los países en desarrollo que en los desarrollados«, añadió Steiner.

En 2015, las inversiones en países en desarrollo y economías emergentes ascendieron a 156.000 millones de dólares frente a los 130.000 millones que sumaron los países desarrollados.

Y mientras que en los primeros las inversiones aumentaron un 19 por ciento, en comparación con 2014, en los segundos las inversiones se redujeron un 8 por ciento.

China fue el país que más invirtió en renovables: 102.900 millones de dólares, el 36 por ciento del total mundial y un 17 por ciento más que hace un año.

En India, donde se invirtieron 10.200 millones de dólares, el aumento fue del 22 por ciento, en Sudáfrica (con 4.500 millones de dólares) un 329 por ciento, en México (4.000 millones de dólares) un 105 por ciento y en Chile (3.400 millones de dólares) un 151 por ciento.

Por contra, en Europa las inversiones en renovables se redujeron un 21 por ciento, de 62.000 millones de dólares en 2014 a 48.800 en 2015.

En Estados Unidos, las inversiones en renovables crecieron un 19 por ciento para alcanzar 44.100 millones de dólares.

Según el informe, las principales fuentes de energía renovable fueron paneles solares y plantas eólicas.

En conjunto, estas dos fuentes fueron responsables de la creación de 118 gigavatios de capacidad generadora (62 gigavatios de energía eólica y 56 de paneles solares), por encima de los 94 de 2014 que era el anterior récord.

Otro dato destacable del informe es la creciente atención que se está poniendo en el almacenamiento de energía, lo que es básico para proporcionar estabilidad de generación, tanto cuando se producen rápidos aumentos en la demanda como cuando se producen variaciones en la producción de plantas solares y eólicas.

En 2015 se instalaron 250 megavatios de almacenamiento de electricidad, frente a los 160 megavatios de 2014.

A pesar de todo, el profesor Udo Steffens, presidente de la Escuela de Finanzas y Gestión de Fráncfort, dijo que «todavía hay mucho camino que recorrer«.

«Sin más políticas de intervención, las emisiones de dióxido de carbono que alteran el clima aumentarán al menos durante otra década«, dijo Steffens.

Fuente: Noticias Terra.