¿Cuáles puntos destaca de la normativa?

En términos generales, la resolución viene a formalizar sin mayores cambios lo establecido por la Ley, en el sentido de permitir un mercado a término para que los grandes usuarios adquieran energía de fuente renovable. En primer lugar, la fecha relevante por todo concepto es 2019.

Recién entonces se comenzará a cobrar los cargos respectivos, y es compatible con los plazos de ingreso comercial de cualquier proyecto incremental. Por otro lado, la principal preocupación sigue centrada en la disponibilidad de transporte y quién asume el riesgo de congestión o de que la capacidad adicional se cumpla.

Por cómo ésta redactada la resolución y considerando que recién a partir de octubre pueden inscribirse nuevos proyectos, o bien Renovar 2.0 se realiza después de estas presentaciones, o antes. Si se realiza antes, habrá que ver qué disponibilidad de transporte queda remanente luego de la adjudicación. Si el objetivo es priorizar estos nuevos contratos, es esperable que Renovar 2 se posponga para el último trimestre del año.

Esto da un plazo de cinco meses para que se organice el mercado, en el peor de los casos. Si Renovar sale antes, esta modalidad queda recién para el año que viene.

¿Interesará a los usuarios avanzar con privados en la compra de energía renovable?

La resolución se hace cargo de volverlo interesante, a partir del cargo de comercialización de 8 USD/MWh de mantenerse en el mecanismo de compra conjunta. Esto es más del 10% del costo obtenido en los contratos de Renovar, que tomando en cuenta el precio promedio a lo largo de su vida, es 71 USD/MWh. En ese sentido, el cargo es un importante incentivo a optar por salirse del pool, y el límite lo dará la capacidad de transporte.

También está el incentivo del artículo 21 del anexo, que aun cuando su redacción es confusa, daría a entender que, si se opta por salir antes del 2020, no pago los cargos por capacidad por el porcentaje de demanda cubierta por energía renovable para todos los años siguientes. Este punto sería bueno que lo aclaren. A medida que avanza el tiempo, el costo de quedarse en el pool es prohibitivo. Esto tiene la consecuencia que no puedo decirte cuánto fue considerada, de prácticamente obligar a toda gran demanda a convertirse en un Gran Usuario.

Si tuviera que proponer cambios… ¿Cuáles serían?

La parte más compleja y que me parece no está resuelta con la resolución es qué va a pasar si más allá de contratos a largo plazo existen contratos a corto que necesitan comercializar los excedentes. Hay estipulaciones en distintos artículos, particularmente en el artículo 5° del anexo donde se establece que los excedentes se pueden vender a Cammesa, y luego el artículo 27°, que en principio diría que un gran usuario que opto por salirse, si tiene un faltante para cumplir la meta, puede comprársela a Cammesa.

La dificultad radica en que la demanda probablemente quiera comprar bloques de energía mientras que la oferta pretenda vender toda la energía generada a partir de una central renovable, esto para minimizar el riesgo de tener que vender al precio de la resolución 19, de 25 a 27 USD. Cómo se resolverá este punto la resolución no lo dice, al no tipificar los contratos de fuente renovable.

Otra duda que me surge es qué pasa si un gran usuario habilitado al ejercer la opción de salida solicita, para poner un ejemplo extremo, cubrir el 100% de su demanda desde fuentes renovables. La resolución parecería permitirlo. Si es así no se entiende el objetivo del artículo 26 del anexo, que permite comprar con contratos fuera de la opción.

Otro tema central tiene que ver con el financiamiento… ¿Aporta soluciones sobre este aspecto?

No, y contrario a lo que se podría esperar, no se le da ningún rol al Foder. Es cierto que son contratos entre privados, y en principio no hay razón para su intervención, pero el financiamiento para desarrollar los proyectos que respalden los contratos lo deberán resolver los privados.