Del 22 al 25 de octubre se desarrollará el AIREC WEEK Buenos Aires 2018, congreso y exhibición anual de generación de energía. Para iniciar el tratamiento de los temas por abordar, desde la organización ofrecieron un desayuno informativo exclusivo el día de ayer.

Más de 70 profesionales se dieron cita en el Hotel Hilton de Puerto Madero para participar del encuentro. Los tópicos analizados y debatidos incluyeron los desafíos que enfrentan empresas para la financiación de proyectos renovables, el progreso del Programa RenovAr y nuevas infraestructuras de transmisión, en apoyo a nuevos parques eólicos y solares.

Entre los disertantes se encontraban 7 referentes del sector en el ámbito publico y privado. El encargado de las palabras iniciales para la apertura del evento fue Marcelo Alvarez, Presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER).

«Desde la Cámara celebramos los procesos de Mesas de discusión del sector para simplificar trámites y optimizarlos. En este sentido, generó expectativas la última mesa en Salta, donde se discutieron barreras coyunturales para RenovAr, Mater y generación distribuida», dijo Álvarez.

Aquellos obstáculos tendrían un correlato en mesas de seguimiento vigentes y en una nueva mesa ampliada con las máximas autoridades del país, los gremios y las entidades empresarias, donde se podrían terminar de definir las soluciones a los «cuellos de botella» que se identificaron por ejemplo en: puertos, aduana y devolución del IVA.

«El tema de capacidad de transporte es un aspecto crítico para los proyectos de potencia», agregó Maximiliano Morrone, Director Nacional de Promoción de Energías Renovables, del Ministerio de Energía de la República Argentina.

Frente a esto, parte del objetivo de la gestión sería tener disponible este mes un prepliego para la licitación de una primera línea de transporte a ser adjudicada idealmente a findes de este año.

RenovAr 3 está dentro de los objetivos de la Secretaría de Energías Renovables y respecto a cuándo sería la convocatoria para esta otra subasta del sector, Morrone respondió que dependerá de la dinámica de mercado y que por lo pronto no estaría definido.

Lea también: «Gran interés por el mercado privado: 29 proyectos de energías renovables por más de 1.000 MW compiten en el MATER»

«Queremos que haya una capacidad de transporte disponible para un proceso competitivo. Por eso, estamos a la expectativa de lo que suceda con grandes usuarios (…) y el análisis que haga CAMMESA, para entender hacia dónde va la evolución que conllevará al cuándo y cómo hagamos el lanzamiento de RenovAr».

Con respecto al Mater resaltó los 700MW ya adjudicados y consideró que, potencialmente, se podría terminar este año con 1 GW confirmados, proyectos generando y casi 40 grandes usuarios avanzando en este sentido.

En medio de este contexto, la Dirección de Energías Renovables está trabajando en geotermia, con la idea de licitar el primer proyecto de esta tecnología en Argentina, el segundo en Latinoamérica. Se trata del proyecto de Copahue y en el proceso se está a la víspera de firmar un convenio con la provincia de Neuquén para dar un marco al trabajo realizado hasta el momento.

Por otro lado, frente a la incertidumbre sobre financiamiento de proyectos renovables en el país, transmitió calma y seguridad de que existe interés extrajero para invertir en el país.

«Nosotros recibimos semanalmente empresas o fondos de afuera que quieren entrar (…) y muchos ya están buscando proyectos», aseveró.

Ante esto, Andrés Tahta, Vicepresidente Ejecutivo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional agregó tres consideraciones importantes para el sector:

«Estamos pasando por un momento de turbulencia que va a durar aproximadamente dos trimestres más y que tendería a empezar a recuperarse a fines de este año, para volver a la senda de crecimiento del año pasado»

«Veníamos de un ciclo de recuperación de Argentina, con siete trimestres consecutivos de crecimiento versus el trimestre anterior, una etapa bastante prolongada, un crecimiento del 3,6% del PBI, generando más de 200.000 empleos a nivel país y en el sector privado y eso estaba impulsado por la inversión. Llegamos a un pico de inversión como porcentaje del PBI del 22%, cuando hace tan solo 2 años atrás estábamos en 18,8%. Con lo cual, estamos hablando de un crecimiento genuino de la macroeconomía»

«Y después, lo que todos sabemos: la tormenta perfecta, una sequía que nos afecta en dos puntos porcentuales del PBI. Es la sequía más fuerte que tuvimos en más de 50 años. Si miramos el resultado del segundo trimestre hubo una caída en el sector agro de más del 30%. Obviamente el viento de cola, con la suba de tasas en Estados Unidos y el famoso flight-to-quality de los activos financieros a nivel mundial, afectaron no solo a Argentina sino a todos los mercados emergentes; y finalmente a nosotros nos afectó que Brasil, nuestro socio comercial importante, ralentice su crecimiento (en un mes cayó el 3,3% del PBI y la actividad industrial el 10%)».